AZAZEL, ANGEL CAIDO

Leyenda

De acuerdo con el libro de Enoch, Azazel fue el líder de los grigori, un grupo de ángeles caídos que practicaron el sexo con mujeres mortales y dieron origen a una raza de gigantes conocida como los Nephilim. Él enseñó a los hombres cómo forjar las armas de guerra y enseñó a las mujeres cómo hacer y utilizar los cosméticos. Con el tiempo, sus enseñanzas crearon tal iniquidad entre los hombres que Dios decidió destruir toda la vida en la Tierra por medio del Diluvio universal. Únicamente sobrevivieron Noé, su familia, siete parejas de cada especie de animales «limpios» y un par de cada especie de animales «sucios».

File:Azazel.jpg

Origen del nombre

Su origen es hebreo y significa «la cabra de emisario» o «chivo expiatorio», expuesta en Levítico 16:8-10. No vuelve a ser mencionado en ninguna parte más de la Biblia hebrea canónica. El nombre se origina de dos palabras de raíz: aze, que significa cabra, y azel, que significa salida. Otro posible origen del nombre es que sea un derivado de las palabras hebreas -az, que significa áspero y -el-, que significa poderoso (hay que indicar que este sufijo se aplica a casi todos los ángeles y a buena parte de los ángeles caídos). En tal caso sería una alusión a la montaña desde donde se despeñaban las cabras para su sacrificio.

Este nombre es mencionado en el libro apócrifo de Enoch y más tarde en la literatura judía. En la Biblia no se suele interpretar como un espíritu maligno, sino que se le supone como la ceremonia del chivo expiatorio consistente en enviar al chivo expiatorio para vagar en el desierto junto con otra cabra a la cual se sacrifica ante Dios. Después el azazel se conduce hacia las afueras del desierto y se libera como prueba de que no hay más culpabilidad en la comunidad.