Archivos para diciembre, 2012

Siete años después de los ensayos nucleares en Alamogordo, Nuevo México, el Dr. J. Robert Oppenheimer, el padre de la bomba atómica, estaba dando conferencias en una Universidad cuando un estudiante preguntó si existían otras pruebas atómicas de los Estados Unidos antes de Alamogordo.

 

“Sí, en los tiempos modernos, “ respondió.

image

La sentencia, enigmática e incomprensible a la vez, era realmente una alusión a los antiguos textos hindúes que describen una catástrofe apocalíptica que no se correlacionan con otros fenómenos conocidos o erupciones volcánicas. Oppenheimer, quien estudió con avidez el Sánscrito antiguo, sin duda se refería a un pasaje en “El Bhagavad Gita” que describe un desastre global causado por “un arma desconocida, un rayo de hierro”.

 

Aunque puede ser alarmante para la comunidad científica el hablar de la existencia de armas atómicas antes del ciclo actual de la civilización, evidencia de este fenómeno parece susurrar sus versos en todos los rincones del planeta.

 

Cristal del desierto

image

Esta evidencia proviene no sólo de los versículos hindúes, sino también de amplias extensiones de fragmentos de vidrio fundido diseminadas en muchos desiertos del mundo. Cristales de silicio, curiosamente moldeados, se asemejan notablemente a los mismos fragmentos encontrados después de las explosiones nucleares en el sitio de pruebas atómica de White Sands en Alamogordo.

 

En diciembre de 1932, Patrick Clayton, un topógrafo de la Egyptian Geological Survey, condujo entre las dunas del gran mar de arena, cerca de la meseta de Saad en Egipto, cuando oyó que algo se trituraba debajo de las ruedas. Cuando examinó lo que estaba causando el sonido, encontró grandes trozos de vidrio en la arena. El hallazgo atrajo la atención de geólogos del mundo y plantó la semilla para uno de los mayores enigmas científicos modernos. ¿Qué fenómeno podría ser capaz de elevar la temperatura de la arena del desierto a por lo menos 3.300 grados Fahrenheit, en hojas grandes de vidrio fundido de color amarillo-verde?

image

Mi entras pasaba a través White Sands missile range de Alamogordo, Albion W. Hart, uno de los primeros ingenieros en graduarse en el Massachusetts Institute of Technology, observo que los trozos de vidrio dejados por las pruebas nucleares eran idénticas a las formaciones que se observó en el desierto africano hace 50 años atrás. Sin embargo, la extensión del material fundido en el desierto requeriría que la explosión sea 10.000 veces más potente que la observada en Nuevo México.

 

Muchos científicos han intentado explicar la dispersión de grandes rocas de vidrio en los desiertos de Libia, el Sahara, Mojave y muchos otros lugares del mundo, como producto de impactos de algún meteorito gigantesco. Sin embargo, debido a la ausencia de cráteres en el desierto que lo acompañen, la teoría no se sostiene. Imágenes de satélite ni sonar ha sido capaz de encontrar algún agujero.

 

Además, las rocas de cristal se encuentra en el desierto de Libia presentan un grado de transparencia y pureza de 99% que no es típico en las fusiones que se generan el las caídas de meteoritos, en el que hierro y otros materiales son mezclados con el silicio fundido después del impacto.

 

image

Aún así, los científicos han propuesto que los meteoritos que causo las rocas de cristal podrían haber explotado varios kilómetros sobre la superficie de la Tierra, relacionadolo con el evento de Tunguska, o simplemente rebotó de tal manera que se llevaron consigo la evidencia de los efectos, pero dejando el calor de la fricción.

 

Sin embargo, esto no explica cómo dos de las áreas que se encuentran muy cerca en el desierto de Libia muestran el mismo patrón: la probabilidad de dos impactos de meteorito tan cerca es muy baja. Ni explicar la ausencia de agua en las muestras de tectita cuando estas áreas de impacto se pensaban que estaban cubiertas hace unos 14.000 años.

 

Catástrofe nuclear en Mohenjo Daro

image

Una antigua ciudad, densamente poblada en Pakistán, fue destruida instantáneamente, 2000 años antes de Cristo por una increíble explosión que sólo pudo haber sido causada por una bomba atómica.

 

Ésa es la conclusión de un investigador británico, David Davenport que se pasó 12 años estudiando las antiguas escrituras hindúes y la evidencia en el sitio dónde la gran ciudad – Mohenjo Daro estuvo alguna vez de pie.

Lo que se encontró en el sitio de Mohenjo Daro corresponde exactamente a Nagasaki, declaró Davenport, imageLord David William Davenport (izquierda) con Ettore Vicenti (derecha), en Pakistán quien publicó sus sorprendentes resultados en un asombroso libro “Destrucción Atómica en el 2000 B.C.” (Milán, Italia, 1979). Había un epicentro como de 50 yardas de ancho, donde todo fue cristalizado, fundido o derretido, dijo.

 

A sesenta yardas del centro, los ladrillos están fundidos en un lado, indicando una explosión. El horrible y misterioso evento de hace 4, 000 años, que derribó Mohenjo Daro, fue grabado en un antiguo manuscrito hindú llamado Mahabharata, que ha sido custodiado por santos varones durante siglos:

 

Humo blanco caliente, que era mil veces más luminoso que el sol subió en brillo infinito y redujo la ciudad a cenizas, se lee en el relato. El agua hirvió …caballos y carrozas de guerra fueron quemados por los miles.. . los cadáveres de los caídos fueron mutilados por el terrible calor, tanto que ya no parecían como seres humanos…

 

image

La descripción concluye:

‘era una vista terrible de ver… nunca antes hemos visto un arma tan terrible.’

 

Basado en sus estudios de muchos manuscritos antiguos, Davenport cree que el fin de Mohenjo Daro estaba vinculado a un estado de guerra entre los arios y los mongoles. Los Arios controlaban regiones donde alienígenas espaciales minaban minerales y explotaban otros recursos naturales, cree él.

Porque era una ciudad mongol, los alienígenas habían estado de acuerdo en destruir Mohenjo Daro en nombre de los arios. Los alienígenas necesitaban la amistad de los reyes arios para poder continuar con su búsqueda e investigación, explicó Davenport.

 

Ruinas de Mohenjo Daro

 

Los textos nos dicen que a los 30, 000 habitantes les dieron siete días para evacuar – una clara advertencia que todo estaba por ser destruido. Obviamente, algunas personas no consideraron la advertencia, porque en 1927 fueron encontrados 44 esqueletos humanos allí, sólo unos años después de que la ciudad fue descubierta.

image

image

image

image

 

Todos los esqueletos estaban allanados a tierra. Por ejemplo, se encontraron un padre, madre y niño allanados en la calle, con la cara hacia el suelo, todavía sosteniéndose las manos. Interesantemente, los textos antiguos se refieren repetidamente a los Vimanas, o carros volantes que vuelan con su propio poder, agregó.

 

David Davenport (1996), quien pasó 12 años estudiando las antiguas escrituras hindúes y la evidencia en el sitio antiguo de Mohenjo-Daro, declaró en 1996 que la ciudad fue instantáneamente destruida alrededor del 2, 000 A.C. Las ruinas de la ciudad revelan el epicentro de la explosión que mide 50 yardas de ancho.

 

En esta ubicación, todo estaba cristalizado, fundido o derretido. A sesenta yardas del centro, los ladrillos fueron fundidos de un lado, lo que indica una explosión… el horrible evento misterioso de hace 4, 000 años fue grabado en el Mahabharata.

 

La intrigante teoría de Davenport se ha encontrado con intenso interés en la comunidad científica. El nacionalmente conocido especialista William Sturm dijo:

‘la fusión de ladrillos en Mohenjo Daro no podría haber sido causada por un fuego normal…’

 

El Profesor Antonio Castellani, ingeniero espacial en Roma, agregó:

‘es posible que lo que pasó a Mohenjo Daro no fuera un fenómeno natural…’

 

En conclusión

Muchos historiadores dicen que hubo una guerra nulear en la antigüedad mientras otros dicen que no. Según, mi investigación creo que existió una guerra nuclear en la antigüedad. No hay ninguna indicación de una erupción volcánica en mohenjodaro o en otras ciudades, que haya generado tal intenso calor como para derretir vasijas de barro, eso sólo puede explicarse por la explosión atómica o algunas otros armas desconocidas.

En el lejano pasado, extraterrestres o una civilización perdida como Atlantis detonaron armas nucleares, produciendo terrible devastación. Este desastre se registró en la Biblia, escrituras hindúes y mitologías del mundo. Sodoma y Gomorra sintieron el aguijón de las armas nucleares cuando “el Señor hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra, el Señor de los cielos” (Génesis 19:24-25).

El antiguo Mahabharata hindú describe que un “único proyectil cargado con todo el poder del universo. Una columna incandescente de humo y llamas brillantes como 10 mil soles se elevó en todo su esplendor”. Esto suena como relatos de bombas nucleares cayendo desde arriba. Así que, ¿Detonaron armas nucleares en la antigüedad? Todas las evidencias indican que sí.

Mohenjo-Daro

Publicado: diciembre 12, 2012 en ARQUEOLOGIA, CIUDADES PERDIDAS, LUGARES FANTASTICOS
Etiquetas:

Mohenjo-Daro  fue una ciudad de la antigua cultura del valle del Indo. Sus ruinas se encuentran en territorio del actual Pakistan. Se desconoce su nombre antiguo. El actual nombre Mohenjo Daro significa literalmente ‘montículo de la muerte’. Fue habitada durante el tercer milenio antes de nuestra era (entre el 2600 a.C. y el 1800 a.C.) a orillas del rio Indo.

Fue uno de los primeros y más importantes asentamientos urbanos del mundo, existente al mismo tiempo que las civilizaciones del Antiguo Egipto, Mesopotamia y Creta. Probablemente un cambio en el curso del río provocó el abandono de la ciudad.

Descubrimiento

En 1920, el arqueólogo británico John Marshall descubrió estas ruinas urbanas y describió por primera vez la cultura del valle del Indo. Sus estudios fueron completados por otros investigadores como Wheeler, Marshall Mackay y Sahni, además de arqueólogos indios y pakistaníes a partir de 1960. Las ruinas de Mohenjo-Daro están algo mejor preservadas que las de Harappa, la otra gran ciudad de la cultura del valle del Indo, por lo cual constituyen una mejor fuente de información acerca de esta cultura. En 1980 la Unesco declaró las ruinas de Mohenjo-Daro como Patrimonio de la Humanidad.

File:Mohenjodaro Sindh.jpeg

La cultura prehistórica del Indo dio origen a la civilización del valle del Indo alrededor del 3000 a.C. La civilización se extendió por Pakistán y la India del Norte, pero de repente empezó a declinar alrededor del 1900 a.C. Los asentamientos de la civilización del Indo se extendían por el oeste hasta la frontera con Iran, con un puesto avanzado en Bactria, y por el sur hasta la costa del Mar Arabigo en la India Occidental, en Gujarat. Entre los principales asentamientos urbanos se encuentran Harappa, Mohenjo-Daro y Lothal.

En su mayor apogeo, Mohenjo-Daro fue la ciudad más desarrollada y avanzada del sur de Asia, mostrando una ingeniería (con pozos, avanzados sistemas de desagüe y baños en las casas) y planificación urbana muy sofisticados para su época.

Algunos estudiosos opinan que los sumerios, establecidos en Mesopotamia ―que inventaron la rueda en el 3500 a.C. y la escritura en el 3300 a.C.―, no tendrían un origen autóctono, sino que provendrían de Mohenjo-Daro (que existió entre el 2600 a.C. y el 1800 a.C.).

Sitio arqueológico

Se estima que en su momento de mayor ocupación, Mohenjo-Daro contaba con 35 000 habitantes. La ciudad se encontraba cercada por murallas defensivas de ladrillo cocido. Abarcaba un kilómetro cuadrado de extensión, y comprendía dos zonas: la ciudadela, sobre un montículo, en donde se encontraba el centro administrativo y quizás religioso; y la “ciudad baja”, donde se agrupaban los barrios de artesanos, zonas residenciales, graneros y almacenes. Esta organización parece que es el resultado de una planificacion urbana.

La ciudadela

La ciudadela está elevada sobre un montículo artificial. Este monte fue estudiado por Marshall, quien llegó a la conclusión de que hubo habitantes sobre el periodo Harappa inicial que construyeron el muro que encontramos bajo estas estructuras. Después este muro fue rellenado de tierra y trozos de ladrillo y sirvió de base para la construcción de las diferentes estructuras que encontramos en ella. La entrada a este monte está curiosamente en la parte trasera u oeste y contiene unas escaleras de unos siete metros de ancho. Después hay una pequeña puerta en la esquina sudoeste. Como estructuras significativas en la ciudadela tenemos tres edificios: el Gran Baño, el Granero y la Casa de los Sacerdotes.

El Gran Baño es un tanque rectangular que mide unos 12 metros de largo por 7 m de ancho y 2,4 m de profundidad. Alrededor de este tanque se encuentra una serie de columnas que se abren desde el sur, por lo tanto se puede situar la entrada en el sur del edificio. Además del tanque y la columnata hay un carril que parece ser público que rodea la estructura. Así pues la estructura del edificio se divide en tres zonas concéntricas que sirven para rodear el tanque.

Según Marshall, el agua provendría de un pozo que tiene una estructura concéntrica, dentro de una pequeña habitación lateral y saldría por un desague que está en la esquina sudoeste del baño. El agua pasaría por una galería bien elaborada, cubierta con un arco y con un tamaño suficiente para que un hombre pudiese caminar por ella. Posiblemente el tamaño de la galería fuese así para permitir la limpieza de esta y, en ocasiones, sería una buena vía de escape secreta; esto último, es solo una hipótesis.

Al oeste del gran baño está el Granero (según Wheeler). Es una gran construcción hecha en su mayor parte de madera y con un fuerte y grueso techado plano. Se aprecia que fue arreglado varias veces. Su construcción no es muy elaborada y su peso indica que necesitaba bastantes soportes.

Originalmente medía 50 metros por 27 y tenía 1350 metros cuadrados. Consiste en una plataforma hecha a base de ladrillos puestos unos sobre otros hasta llegar a la altura de 6 metros y en la parte superior encontramos unos canales de ventilación. Esto era simplemente la base de la construcción, después, se hacía el edificio de madera. Al norte encontramos una plataforma de carga.

La casa de los sacerdotes, actualmente, es un conjunto de muros difícil de entender. Algunas hipótesis hablan de la residencia de un posible alto sacerdote o bien de una institución religiosa. Mide aproximadamente 70 metros de largo por 24 m de ancho y ha ido sufriendo diversos cambios en su estructura interior. Al norte y al sur de la estructura se encuentran grandes habitaciones y hacia el centro son más pequeñas. Parece tener una puerta en el muro oeste y hay una sección que se asemeja a la construcción del muro norte del gran baño, con ventanas interiores.

torre renne lechateau

¿Pueblo de Dios?

Terribilis est locus iste” (Este lugar es terrible) es la inscripción que da la bienvenida en la iglesia de Renne – Le-château, un presagio de lo que han de encontrar aquellos que ingresan esperando encontrar un sitio de recogimiento.

Para aquellos cuyos criterios y preceptos propios de la religión no le permiten aceptar nada más que la decoración clásica predominante en las iglesias católicas éste no es el lugar indicado a visitar y es que entrar a un santuario religioso donde quien le recibe es precisamente el diablo no es precisamente una buena idea.

asmodeo lechateauImagen Vía

Aunque a primera vista esto pueda parecer extraño al adentrarse en la historia de la región ya no lo parece tanto.

Antiguamente llamada Aereda era una ciudad de 30.000 habitantes ubicada en las inmedaciones de los rios Aude y Sals fue fundado por los godos posteriormente habitado por árabes y luego cátaros . Destruido casi en su totalidad durante el siglo XIV y sólo fue reconstruido hasta finales del siglo XIX pero para entonces su población no superaba los 200 habitantes algunas cuantas casas a lo largo de la montaña y una iglesia casi en ruinas.

rennesFoto vía

Pero estos pocos habitantes y lo pequeño del territorio no son impedimento para que ella sea escenario en que se situa uno de uno de los más grandes enigmas de la humanidad. Para ello hay que volver los pasos sobre sus habitantes; en el año 679 es asesinado el último rey merovingio Dagoberto II quien había contraido matrimonio en la iglesia de Santa María Magdalena al rey le sobrevivió un hijo Sigisberto IV el cual fue escondido en Rennes Le Château y de ahí es en gran parte de donde se desprende el misterio que rodea el pueblo.

Dagoberto_II

Cráneo Dagoberto II

Según la leyenda “El linaje cripto-merovingio se perpetuó en la sombra hasta nuestros días, de modo que el “Rey Perdido”, el “Gran Monarca” (pues este regio linaje tendría su origen en el vástago del propio Jesús tras su unión con Maria Magdalena, que fue llevada tras la crucifixión clandestinamente a la Galia donde se refugio, pues ya existían allí comunidades judías), está presente de incógnito entre nosotros. “Cuando llegue el momento, se manifestará”. Basados en este relato se arrastró hasta nuestros días la creencia de que allí estaba ubicada la tumba de María Magdalena así como la de su estirpe, entre los que se cuenta el Maestre de los Templarios Bertrand de Blanchefort, familia a la que pertenecia Marie de Hautpoul de Blanchefort, quien supuestamente poseía un gran secreto que había pasado de generación en generación y ella por no poseer heredero entrega el secreto a su confesor, Antoine Bigou a quien le encarga trasmitir dicho legado a alguien digno de confianza. Bigou esconde los documentos en los pilares del altar y coloca una misteriosa baldosa en la lápida de la marquesa el día 17 de enero de 1781

marquesa blanchefort//chuma.cas.usf.edu/~dietrich/rennes-summary5_files

Para 1885 poco más de cien años después de la muerte de la marquesa llega al pueblo el sacerdote Bérenguer Saunière, un enigmático personaje que se convierte en la piedra angular de esta historia. Él que era una persona bastante polémica había llegado allí casi que como castigo, lo cual no cambia precisamente su caracter; en una oportunidad proclama un discurso a favor de los borbones que le vale el retiro de su sueldo de parte del gobierno republicano quedando en unas condiciones de vida muy precarias, viviendo a costa de las limosnas del pueblo, de la pesca y de la caza en sus andanzas para conseguir su sustento, al mismo tiempo se dedicó a estudiar lenguas antiguas y la historia de la región, al tiempo desarrolla una profunda amistad con el sacerdote de la localidad cercana Henry Boudet a quien encierra una historia no menos extravagante, aquel le instiga a realizar obras de reconstrucción en la capilla algo que no es precisamente lógico teniendo en cuenta que no tenía sustento para sí mismo, sin embargo, dichos trabajos fueron iniciados y dieron pronto con los documentos enterrados en el altar y según versiones de algunos presentes el altar escondía otros tesoros ocultos, esa parte está llena de toda clase de conjeturas ubicando desde tesoros cátaros,templarios hasta la fórmula tan deseada por los alquimistas; lo que si se sabe es que a partir de ese momento su estilo de vida cambio completamente parecía que fuera poseedor de una fortuna incalculable, acto seguido viaja donde su superior el obispo de Carcasona el cual le envia a Paris para entrevistarse con el abad Bieil, director general del seminario de Saint Sulpice, y a su sobrino, Émile Hoffet, Saint Sulpice era la segunda iglesia de Paris en tamaño después de Notre Damme y de cuya escuela provenian Alphonse Louis Constant(Eliphas Levi), Joseph Antoine Boullan (quien se autoproclamó sumo sacerdote de la iglesia carmel) lo que le dió un estigma de escuela de herejes por las prácticas asociadas a la magia de estos personajes y que al parecer no eran los únicos que tenian que ver con ella, pues Hoffet se encarga de incluirlo en un circulo social bastante alto donde se distinguen personajes muy influyentes entre los templarios y la francmasoneria, además visita el museo de Louvre donde se hace a la copia de tres obras de arte, siendo la más importante “Los pastores de Arcadia” de Nicolas Poussin el cual es un cuadro que alberga una gran importancia para quienes estudian el esóterismo, en donde los pastores intentan descifrar un epígrafe y meditan sobre ello y en el cual al fondo según los estudios se ve Renne Le – château

pastores de arcadiaImagen vía

Al regresar al pueblo continua con sus extrañas labores, entre las cuales se cuenta haber borrado la escritura de la lápida de la marquesa, aunque no contaba con que la estela había sido previamente estudiada y reproducida por unos arqueólogos en el Bulletin de la Société des Études Scientifiques de l’Aude, además hizó trasladar sus restos al extremo opuesto del cementerio como queriendola borrar del todo, seguidamente encarga el arte que hoy decora la iglesia y que no se compara con el de otras: El Asmodeo o demonio al que se hizo referencia en la entrada de la iglesia y por el cual no falto quien atribuyera su fortuna a un pacto con éste, tambien allí se encuentra dibujado un tablero de ajedrez cuyas puntas dan con los puntos cardinales, todas sus estatuas miran hacia el suelo, la virgen está cargando a un niño mientras San José carga otro como representando un hermano de Jesús, por otro lado las representaciones del viacrucis que en nada se comparan con los de los demás por su forma, por su tamaño y otros varios detalles son de resaltar :

Estación VIII

Un soldado franco aguanta la túnica roja de Jesús, mientras ante él hay una mujer con un velo de viuda y un niño envuelto en una tela escocesa de color azul. Los masones se hacen llamar: “el hijo de la viuda”, del mismo modo que existen en la franco-masoneria el rito escocés y el grado azul.

maria-magdalena

Estación XIV

Esta no es precisamente la imagen de Jesús resucitado elevándose sobre el sepulcro. En cambio vemos a unos personajes que al amparo de la noche transportan el cuerpo sangrante de Jesús. -Obsérvese la herida en el lado izquierdo del cuerpo- Esta imagen suele interpretarse como lo que pudo suceder después de un simulado entierro: Algunas personas se llevan el cuerpo aún vivo de Jesús

rlc-14

Como es de suponer todo lo anterior teje todo un manto sobre los dogmas de este sacerdote y sobre todo lo que pudo haber encontrado allí, y que se vuelve aún más extraña cuando días antes de sufrir una apoplejía envía a su gobernanta a encargarle un ataúd y una lápida fechada, 17 de enero es el día de San Sulpicio que se relaciona con el seminario de Saint Sulpice, y también es la fecha grabada en la lápida diseñada por Bigou ¿acaso sus secretos estaban más allá del entedimiento? Puede ser por que ni el sacerdote encargado de darle los santos óleos pudo soportarlo y huyó de su habitación preso del pánico sin aceptar darle el sacramento y dicen que jamás pudo volver a sonreir. Finalmente muere el 22 de enero sin confesar, y la capilla ardiente se monta en la Torre Magdala, por donde empiezan a desfilar personas sin identificar que van arrancando una a una las borlas de la sotana del párroco, en un rito sin precedentes.

tumba SaunièreImagen vía

A su muerte la única persona que podría haber revelado la verdad con toda certeza seria su gobernanta, pero ella al igual que su amo murió de un apoplejía en 1953 llevando su secreto a la tumba.

¿La leyenda se convierte en realidad?

Nuevos descubrimientos realizados en Rennes-le-Château, que van a ser desvelados en el documental “Bloodline”, quizás confirmen la antigua hipótesis de que Jesús y María Magdalena tuvieron descendencia. ¿Qué secretos guardaba el abad Saunière? ¿Quién es la mujer hallada en la tumba descubierta? Parece ser que el investigador británico Ben Hammott, junto al director de cine Bruce Burgess y el productor René Barnett van a hacer público lo que tantos años llevan intentando desvelar. ¿Fue Francois Bérenguer Saunière el responsable de guardar el secreto de la descendencia de Jesús y María Magdalena en Europa?

Un documento inédito que de ser cierto, podría hacer tambalearse los cimientos del catolicismo.

Rennes-le-Château y Hammott

La afición de Hammott por Rennes comenzó tras ver un documental en que Henry Lincoln (coautor de El enigma sagrado), relataba los misterios de este lugar. Al poco tiempo decidió emprender su propia investigación y en 1999 realizó su primer viaje a este mágico pueblo. Tras el estudio e inspección de los murales y otros rincones del templo de Saunière, llegó a la conclusión de que algunos puntos indicaban un lugar en concreto de los aledaños. En este lugar encontró una cueva.

Aquí os dejo la traducción literal del mismo Hammott sobre lo que encontró en este lugar.

Ben Hammott.

“Lo que sigue es una descripción breve de la tumba y cómo he descubierto su ubicación:

La tumba que se muestra en esta página fue descubierta por algunas de las pistas que Sauniere incrustó en los adornos de Rennes-le- Château y su iglesia dedicada a María Magdalena y que he podido descifrar. Por razones obvias, en este momento, no puedo entrar en los detalles de qué métodos utilicé o como llegué a esas pistas.

Las pistas me condujeron a una ubicación en la ladera circundante, y después de una búsqueda exhaustiva de muchas horas, finalmente, junto con mi hermano que me había acompañado en este viaje, encontremos la situación del lugar que estábamos buscando.

El sitio estaba bastante oculto y no lo encontremos hasta dar un segundo vistazo en el mismo lugar. Creo también que el sol estaba en un ángulo ideal para destacar la apertura, haciéndola más visible de lo que normalmente sería. Nos embargo una gran emoción ante la sensación de haber descubierto aquel lugar que tanto habíamos buscado, ante la posibilidad de que a pocos metros de nosotros se encontraba una tumba o tesoro realmente importante. Al encender nuestras linternas en la oscuridad me sentí un poco decepcionado al ver un conjunto de huellas en la tierra suave que cubre el suelo de la cueva. No parecían frescas sin embargo, pensé en el momento que quizás eran de Saunière. Después de aventurarnos más en el interior, encontré un pasillo que se adentraba unos veinte metros, otro pasaje pequeño y angosto se abría en un lateral y se curvaba al final impidiéndonos continuar por allí.

Volvimos a la apertura principal, y comencemos una búsqueda exhaustiva, buscando cualquier signo o marca, tallados en las paredes rocosas como señal de que Saunière había estado allí antes. Todos sabemos cómo le gustaba dejar su marca, pero no hubo nada; ni una sola marca en ningún lugar.

En punto más alto la cueva dejaba sitio suficiente para levantarse y fue aquí que encontré que no estábamos solos – un par de murciélagos había hecho de éste lugar su hogar. La gran parte del techo de la cueva era mucho más baja, y con pendientes y grandes protrusiones en muchos lugares. Esto significó que tuvimos que rastrear de manos y rodillas durante gran parte del tiempo y, a veces incluso arrastrarnos bajo las zonas más angostas para llegar a otras cavidades más grandes. Un par de horas y unos cuantos agujeros excavados más tarde, todavía no habíamos encontrado ningún tesoro ni nada de interés. Era hora de regresar y prestar un poco más de atención a la primera apertura que habíamos encontrado.

Arrastrándonos de nuevo lentamente, la luz de nuestras linternas iluminaron los techos que estaban plagados de arañas, algunas de ellas de un tamaño considerable. Esto me hizo acelerar bastante mi marcha porque odio las arañas. Cuando lleguemos de nuevo a la primera apertura, la que se curvaba al final, como era demasiado estrecha para nuestros tamaños, tuve que pensar algo para poder llegar allí con la cámara. Pensé que si querían ocultar algún tesoro en esa cueva, ese lugar sería bueno por estar oculto a la vista. Busqué una rama larga que terminaba en forma de gancho, con la intención de enganchar en ella la cámara de video y poder llegar hasta la curva de la apertura. Si allí había algo, la película de la cámara lo revelaría sin correr más riesgos de lo necesario y sin tener que volver a enfrentarme a otro nido de arañas aterradoras.

Mientras preparaba la rama para la operación, la cámara que estaba preparada y conectada para grabar a mis pies, de repente, desapareció.

Mirando sorprendido a mi alrededor me di cuenta de que había caído por un agujero. El hueco, sólo ligeramente mayor que la cámara, pasaba totalmente inadvertido. El hueco era largo y estrecho, mirando con la linterna veía la parte posterior de mi cámara pero estaba demasiado hondo para llegar a ella con mi brazo y era demasiado estrecho para mi cabeza. No todo se perdió, porque si la veía, sabía que podría recuperarla.

Con la ayuda de una pequeña cuerda y el palo ganchudo conseguí al final recuperarla y comprobé que todavía funcionaba. Ya se hacía tarde, y pensando que por aquel día ya habíamos explorado lo suficiente y también, imaginando por las huellas de pisadas que aquel lugar ya habría sido explorado por otras personas, con lo cual, de haber algo oculto, ya lo habrían encontrado, tapemos el agujero con una piedra para salvaguarda de los animales (idea de mi hermano) y regresemos dejando en paz a murciélagos y arañas.

Mi hermano y yo habíamos ido a Rennes en mi vieja caravana, allí regresemos y tras comer y descansar, algo sonó en los bajos y se averió misteriosamente. La caravana no podía repararse en Francia con lo que tenía que volver remolcada a Inglaterra. Esto significaba que teníamos que contratar un automóvil y permanecer en hoteles en el viaje de vuelta. Fue en uno de estos hoteles cuando decidí ver las secuencias que habíamos grabado ese día. Conecté la cámara a la televisión de mi habitación y cuando llegó a la parte donde la cámara cayó el agujero, vi las imágenes que se habían registrado; una tumba, un cuerpo completo envuelto en un sudario, algo que brillaba en la luz – pensé que tenía que ser oro – pero el objeto que más me extrañó de todo fue una gran Cruz de madera inclinada contra la pared. No se puede imaginar mi emoción al ver la tumba, había sido en el lugar adecuado después de todo, al final realmente las pistas dejadas en la iglesia por Saunière eran correctas y aunque la suerte había desempeñado un papel importante, siguiendo las pistas, había encontrado una tumba oculta en el paisaje de los alrededores de Rennes-le-Château.”

 

2nd-tomb-grabs

benhammott.com

Un año después, y con medios más sofisticados. El investigador pudo grabar con más detalle y calidad el cuerpo con el sudario con una cruz Templaria, un saco con una estrella de David, cofres y cajas con monedas y cálices, pergaminos y la gran cruz de madera.

Renne_le_chateau

benhammott.com

Parte de la bóveda había cedido destrozando parte de la cruz y algunos objetos más.

Según el investigador, la cueva es una cavidad natural con posteriores excavaciones artificiales donde los caballeros del Temple podrían haber escondido sus preciados tesoros de forma un tanto apresurada poco antes de su arresto y “¿disolución?” en el año 1307. El secreto de este enclave quedaría en manos de una familia local, pasando de generación en generación hasta que llegó a manos de Saunière, a través del pergamino del abad Bigou.

Según el investigador Nicolas Haywood, familias nobles como los De Blanchefor, los Aniorts, los De Nègre y los D´Hautpoul vigilaron el lugar hasta que la responsabilidad recayó sobre los sacerdotes. De ahí el estrecho vínculo que unió a Bigou, Saunière, Boudet y Gelis.

El derrumbamiento en la cueva se presume poco después de la muerte de Saunière e incluso se especula que su muerte se debió a que el abad hurtó algún objeto de ella. ¿Fue el derrumbamiento provocado a propósito para que no se volviesen a repetir los robos?

Algunos objetos parecen ser de finales del XIX; unas copas y un libro. “Es probable que en el pasado, cuando la entrada estaba abierta, la tumba recibiera la visita de personas que conocían su existencia y que utilizaran esas copas para realizar algún tipo de ceremonia. Parecen cálices religiosos procedentes de alguna iglesia. Sobre el libro, la portada está muy deteriorada y todavía no hay muchos datos al respecto, -apunta Hammott”. Sobre el sudario con la cruz templada, cree que no debe de ser muy antiguo, a lo sumo un siglo, y que fue llevado allí para sustituir a otro más antiguo.

Con un invento casero, Hammott logró extraer unos cabellos del cadáver que fueron posteriormente analizados en los laboratorios de la Universidad de Lakehead (Canadá). El ADN, aunque bastante deteriorado, arrojó el resultado de que es raro y originario del Oriente Próximo, pese a que no se pudo concluir con este estudio el sexo del cadáver, un primer estudio antropológico ha asegurado de que se trata de una mujer.

message_1_side_1

Increíbles descubrimientos

Pese a lo sorprendente y enigmático del descubrimiento de la tumba, no se queda aquí la cosa. Hammott descubrió otros indicios en la iglesia de Rennes-le-Château que le condujeron a un escondrijo en el que halló cuatro botellas verdes cerradas con sellos pertenecientes a los siglos XIX o XX. En su interior encontró enigmáticos documentos escritos por el propio Saunière, tal y como confirmaron posteriores análisis caligráficos.

En las cartas Saunière revela la perturbadora confesión de ser el responsable de la muerte del abad Antoine Gelis, párroco del pueblo vecino de Coustassa. (¿Quizás Gelis se enteró de lo que se guardaba en Rennes y Saunière se lo quitó de en medio? Otro enigma más para engrandecer más, si cabe, todo el misterio que envuelve a este lugar).

En los documentos de las botellas, Saunière también hablaba de la existencia de una cueva, llamada Gruta de la Magdalena, donde podría estar guardado un baúl con los pergaminos del abad Bigou, la copa de Jesús y María y el recipiente de la unción.

sillon_del_demonio

Sillón del diablo

demon_on_devil_chair

Posición que tendría el demonio Asmodeo orginal sentado en la roca.

devils-armchair_crevice

Lugar al que mira el demonio y donde se encontró la primera botella.

bottle-in-cave

bloodline

benhammott.com

“Las botellas con los documentos fueron encontradas después de la tumba, cuando mis pesquisas arrojaron nuevas pistas que incluían el Sillón del Diablo, a la izquierda del Fleury Tableau de la iglesia de Saunière. Los documentos mencionan una tumba que parece no ser la que conocemos. Resultó fácil encontrar la primera botella. Estaba en un lugar obvio, tanto que era fácil ignorarlo, en el Sillón del Diablo en Rennes-les-Bains. La estatua del demonio Asmodeo que está en la iglesia de Saunière presenta cuatro ángulos elevados que me condujeron a la clave. Sé que otros llegaron a la misma conclusión, pero la descartaron por su obviedad, como yo mismo hice al principio, pero la pista no hacía más que volver a mi mente, hasta que la conecté con el signo que se forma al unir los cuatro dedos índices de los ángeles situados encima del Diablo con la rodilla de este. El resultado es un cuatro invertido. También averigüe que poniendo los índices de los ángeles uno tras otro se formaban dos ·emes·, tal vez las iniciales de María Magdalena. Pero, de ser así, ¿hacía que dirección debía dirigirme? La mano izquierda del ángel que está mirando a lo lejos era un indicio, pero también podían serlo el ángulo del pedestal y las líneas del suelo ajedrezado. Cuando posteriormente visité el lugar con mi colega Sandy Hamblett llevaba una foto del demonio original de Saunière y conseguimos localizar un lugar donde excavar. Encontré una piedra con una inscripción en la que figuraba el número 14 y las iniciales B. S.

devil_stone

La línea diagonal del cuatro termina en una flecha que indica una pequeña caverna, un pasadizo donde excavé y encontré la primera botella con el primer mensaje. La abrimos durante un congreso sobre Rennes que se realizó en Glastonbury (Reino Unido), porque Sandy y yo pensábamos que era importante abrirla en presencia de testigos, de manera que nadie pudiera acusarnos de alterar su contenido. El documento era un simple trozo de papel, amarilleado por el paso del tiempo, de 19×12 cm. Por las dos caras había información escrita con tinta roja. Recientemente, hemos datado el papel y la tinta y son anteriores a 1919”

angels-cutout+4-sign

benhammott.com

 

Mensajes embotellados

El contenido de las botellas ha dado un giro al enigma. “El primer mensaje tenía poquísimas palabras y algunos dibujos. Un primer grupo de términos franceses y latinos mezclados; ·Jerusalén·, ·Estoy aquí·, ·Sanctus·, ·Corpus·, ·Tumba·… que he llamado códice Jerusalén”. Este mensaje simplemente alude a las cosas que había que encontrar una vez fueran descifrados los indicios.

Y comenta también que la alusión a la tumba le hizo pensar “en el principio de su diario, fechado el 21 de septiembre de 1891:`cartas desde Granes, descubrimiento de una tumba, el atardecer, lluvia´ ¿Que tumba había descubierto Saunière?

Si las botellas de vino contenían pistas, la otra de menor tamaño contenía una llave, una llave antigua que  abría un baúl con el que dieron después.“Encontramos la botellita en un lugar entre la Roca Negra y el Château de Blanchefort. Seguíamos con dificultad las pistas de Saunière y no sabíamos cómo interpretar las palabras `Cista´y `Clavis´´. Antes de abrir la botella notamos que en su interior había algo de peso que tintineaba contra el vidrio. Teníamos la esperanza de que pudiera tratarse de una llave, y así fue”.

grotto-distant

grotto-cave

bottle2-buried

Hammott, llave en mano, llegó hasta la gruta oscura que indicaban los mensajes. “La cavidad en la que encontramos el pequeño baúl nos fue revelada en la última parte del mensaje. Se encuentra tras el valle Couleurs y forma un ángulo de 22grados con la escalinata de la torreta de la Torre Magdala, que tiene 22 escalones y dos ventanas desde las cuales se divisa el lugar”.

En la cavidad hallaron también una copa de porcelana, un cuenco para unciones o unquentarioum, una treintena de monedas antiguas y una jarra de cristal con un pergamino enrollado.

Dataciones del baúl por especialistas han determinado que es del siglo XIII, en la superficie está representada una araña, símbolo de la familia D´Hautpoul, señores de Rennes descendientes de una estirpe de templarios. El pergamino de la jarra de cristal, tras examinarse con Carbono 14, parece datar de la mitad del siglo XV. Incluso la misma jarra es posiblemente el elemento más antiguo, pues se trata de un pequeño recipiente para ungüentos de un tipo de vidrio romano que imitaba el alabastro, datado entre los siglos I y II.

glass_vial_2

Esta jarra parece ser que anteriormente estuvo oculta en el capitel del viejo balaustre de la iglesia. Allí la encontró Antoine Captier, organista de la iglesia en la época de Saunière. Captier le entregó el hallazgo al abad, y éste se lo confiscó, siendo la última vez que Captier viera la vasija. Se intuye que la vasija y el pergamino fueron puestos allí por el anterior párroco, Jean Bigou y que en el pergamino se indicaba la localización de alguna especie de secreto o tesoro, pues Saunière, tras apoderarse de esa información comenzó una serie de excavaciones clandestinas en el cementerio de la parroquia y, a partir de ese momento, acabaron sus penurias económicas.

El cofre

El baúl fue encontrado gracias a todos los indicios que Saunière dejó ocultos, lo cual no indica que fuera el mismo quien lo llevara hasta allí, pero sí que conocía su existencia.

El contenedor está lleno de trozos de papeles de libros usados por los encuadernadores. Saunière contrató un encuadernador para que se ocupara de los libros de su biblioteca, así que no es descabellado pensar que él y Marie Denarnaud utilizaron papeles sobrantes para rellenar el baúl.

Todos los elementos han sido estudiados por expertos. La copa es de una terracota de uso común entre el siglo I a.C. hasta el siglo I d.C. La jarra pertenece al primer siglo jerosalamita y se presume que en su día contuvo ungüentos o preciados perfumes. Las 30 monedas abarcan un período comprendido entre el año 100 a.C. y el siglo XII. Algunas eran de curso legal en Jerusalén en tiempos de Jesús y María Magdalena. Incluso una de ellas presenta una imagen de Cristo.

small_chest_top

Mucho se ha hablado sobre Rennes  Le Château, pero de confirmarse todo lo que se muestra en el documental Bloodline, sería sin duda el descubrimiento más importante y revolucionario sobre la estirpe Merovingia y el secreto templario. A día de hoy, Bloodline solo se ha estrenado en unos pocos países, la distribución es lenta, pero esperemos que a lo largo de este año sea traducido y distribuido por estos lares. Todo parece de una película de Indiana Jones, pero no olvidemos que la realidad suele superar la ficción en muchos casos y pese al escepticismo con el que podemos afrontar todos estos descubrimientos, es posible que en este caso estemos ante uno de los hallazgos más importantes de la historia.

No es muy normal que un lugar tan pequeño e insignificante como Rennes sea el epicentro de tantos enigmas históricos. Y cuando el río suena…

LA MALDICION DE CARMEN WINSTEAD

Publicado: diciembre 12, 2012 en FANTASMAS, LEYENDAS URBANAS

Cuenta la leyenda que un grupo de amigas queriendo gastar una broma a una compañera del colegio la tiraron por el hueco de una alcantarilla. La chica se partió el cuello en la caída y desde entonces comenzaron a…

Finalizada la hora del almuerzo escolar, la maestra les comunicó a los alumnos que la junta directiva había planificado un simulacro de incendio en el que todos debían participar.

Poco después sonó la alarma y los alumnos salieron para reunirse en el patio. Era un día caluroso, con el cielo despejado y un sol que hacía arder la piel, llenando las frentes de los estudiantes con pequeñas gotas de sudor.

La maestra comenzó a leer la lista de nombres. Todos alzaban la mano y decían “presente” de forma mecánica, consumidos por el aburrimiento. Sin embargo, una chica de un grupo de cinco amigas se fijó en el hecho de que Carmen (una compañera de clase) estaba de pie junto a la alcantarilla, a la que le faltaba la tapa desde hacía semanas, y aún faltaba bastante para que la maestra leyera su nombre. Sus ojos brillaron. Carmen estaba entre las últimas de la larga lista organizada en orden alfabético: ¿qué pasaría cuando la llamen si caía en la alcantarilla? “¡Carmen está en la alcantarilla!”, podrían corear y entonces todos reirían a carcajadas y la pobre Carmen sería el hazme reír. Quién sabe, incluso podrían terminar por bautizarla como “La Chica de la Alcantarilla”. La oportunidad de romper el aburrimiento y hacer historia era perfecta, así que les comunicó discretamente la idea a sus cuatro amigas y todas empezaron a agolparse en torno a Carmen, fingiendo torpeza para empujarla y hacerla caer sin que aquello pareciese premeditado…

La maniobra fue perfecta, Carmen apenas emitió sonidos de queja mientras la hacían caer y, cuando dijeron su nombre, las cinco chicas empezaron a gritar: “¡Ella está en la alcantarilla¡ ¡Ella está en la alcantarilla!”.

Un mar de carcajadas se desató, pero las risas empezaron a silenciarse cuando la maestra se acercó a ver y, antes de que emitiera palabra alguna, se giró y miró a todos con una mueca impregnada de angustia y terror. La situación no inspiraba risa alguna: Carmen había caído de cabeza en el hueco y al aterrizar su cabeza se había torcido hacia un lado en una posición totalmente imposible, su cara casi sin piel después de haberse raspado contra las paredes de la alcantarilla en la caída y una mueca espantosa como si hubiera tratado de gritar y no hubiese tenido el tiempo suficiente. La sangre se dispersaba en un charco que se mezclaba con el excremento húmedo y maloliente que impregnaba todo su cuerpo.

Las cinco chicas se acercaron a ver. Una lágrima asomó tímidamente en la mejilla de la autora de la broma mientras sus ojos atónitos contemplaban como una gorda cucaracha yacía sobre lo que alguna vez fue el rostro de Carmen, moviendo sus antenas como para ver si todo estaba bien. Pero nada estaba bien, y ella y cada una de sus amigas se sintieron como uno de esos repulsivos insectos cuando la Policía vino y determinó que Carmen tenía el cuello roto y estaba muerta. Según dijeron, al caer Carmen se golpeó con las escaleras metálicas, de tal forma que perdió la cara y después se rompió el cuello al estrellarse contra el cemento.

Minutos después se llevaron el cadáver de Carmen, acompañado por una procesión de moscas cuyos zumbidos eran casi el único ruido en medio del fúnebre silencio. Ese día hubo un interrogatorio después de clases. Todos debían ir.

En el interrogatorio las cinco chicas dijeron que fue un accidente y que ellas fueron testigos. La Policía les creyó y el caso de Carmen Winstead se cerró, pero algo aún más siniestro había comenzado…

Meses después, compañeros de clase de la fallecida Carmen empezaron a recibir correos electrónicos que se titulaban “La empujaron” y afirmaban que a Carmen la habían empujado, que su muerte no era un accidente. También, los correos decían que los culpables debían asumir la responsabilidad del crimen, pues de lo contrario habría terribles consecuencias.  La mayoría pensó que los correos eran una farsa elaborada por alguien que quería divertirse causando temor, pero otros no estaban tan seguros.

Transcurridos unos pocos días tras la cadena de correos, la chica que ideó el plan para ridiculizar a Carmen estaba bañándose cuando de pronto oyó una extraña risa. Cerró el grifo para oír mejor: la risa parecía venir del interior de la ducha. ¿Acaso se estaba volviendo loca? Aterrada, se secó rápidamente, se vistió, se despidió de su madre nerviosamente y se fue a dormir más temprano que de costumbre. Cinco horas después su madre se despertó al oír un portazo en la puerta de entrada. Su hija no estaba en la habitación ni en lugar alguno de la casa. Llamó a la Policía, pero los agentes poco podían hacer al respecto, ya que no se podía interponer una denuncia en personas desaparecidas hasta que transcurrieran 48 horas, aún así prometieron a la desconsolada madre patrullar las calles cercanas para buscar a su hija. La búsqueda de familiares y amigos tampoco tuvo éxito y la chica no apareció aquella noche.

La mañana siguiente mientras el conserje del colegio limpiaba las hojas secas del patio, se encontró que la tapa de la alcantarilla (que habían vuelto a colocar después de producirse la trágica muerte de Carmen)  había sido levantada y apartada a un lado. Al asomarse descubrió algo realmente escalofriante. Parece que la chica desaparecida la había retirado antes de lanzarse de cabeza por el conducto y se encontraba en el fondo con el cuello roto y la cara destruida, borrada por los golpes que se había dado al caer y golpearse con las escaleras metálicas de las cloacas. Una muerte idéntica a la que sufrió Carmen.

El mismo destino les esperaba a las otras cuatro culpables de la muerte de Carmen. Tras la muerte de las dos primeras un equipo del ayuntamiento soldó la alcantarilla para que nadie más pudiera abrirla. Sin embargo eso no pareció impedir a la tercera víctima arrancarla del suelo, algo que requería una fuerza sobrehumana. Por supuesto esa fue la gota que colmó el vaso y se decidió colocar vigilancia las 24 horas del día en ese peligroso punto de encuentro para “suicidas”.

Las dos víctimas restantes  murieron de la misma forma, pero el espíritu de Carmen en esta ocasión las guió hasta alcantarillas cercanas a sus domicilios, la vigilancia podría frustrar sus planes. Una por una cayeron en las  alcantarillas, perdiendo el rostro y rompiéndose el cuello. Todas se habían quedado dormidas antes de su trágica muerte, en ese momento cuando se encontraban más vulnerables, Carmen aprovechaba para poseer sus cuerpos y guiarlas como si se tratara de un caso de sonambulismo hacia un muerte tan cruel como la que ella había sufrido. Un destino cruel porque podían sentir todo lo que ocurría pero no tenían control sobre su cuerpo.

Pero la cadena de muertes no se detuvo ahí, ya que posteriormente otros compañeros de clase de Carmen también fueron encontrados muertos en distintas alcantarillas, con el cuello roto y el rostro anulado. Ellos y ellas también se habían dormido antes de aparecer muertos…

Resultaba muy inquietante pensar que todos esos otros compañeros muertos no habían creído en los correos electrónicos que afirmaban que Carmen fue empujada. ¿Acaso el espíritu de Carmen se estaba vengando? ¿Podría eso explicar muertes tan extrañas en las que no se entendía cómo diablos los cuerpos habían ido a parar a la alcantarilla sin que nadie advirtiese con claridad el rumbo que las víctimas tomaban antes de ser asesinadas? El espíritu de Carmen Winstead andaba suelto y, quien no creyese que ella fue empujada, corría el riesgo de ser castigado con una muerte semejante a la de Carmen, muerte que caería sobre él o ella durante las horas de sueño, con un sigilo que solo se rompería al caer por la alcantarilla…

.

NOTA: Esta leyenda es muy reciente, se empezó a propagar en el año 2006 mediante una cadena de correos en los que afirmaban que si no enviabas la historia a tus amigos Carmen Winstead regresaría del mundo de los muertos a por ti por no creer su historia. Actualmente está resurgiendo en Estados Unidos gracias a mensajes en cadena efectuados en facebook a través de publicaciones en los muros.

BY: LEYENDASURBANAS