Archivos de la categoría ‘GRANDES PERSONAJES DE LA HISTORIA’

Anuncios

Rey, guerrero, unificador y conquistador; son palabras que a menudo se utilizan para describir al hombre conocido como Alejandro Magno de Macedonia, quien a una temprana edad se dispuso conquistar el mundo conocido y estuvo cerca del éxito antes de completar los 33 años.

“Mi hijo, pide otro reino para ti. Porque lo que os dejo es demasiado pequeño para vosotros”, fueron palabras dichas a Alejandro Magno por su padre Filipo II, Rey de Macedonia, según “El trabajo de referencia Volumen I del Nuevo Estudiante”.

Se convirtió en rey a la temprana edad de 20 años, tras el asesinato de su padre en la boda de su hermana en el 336 a.C..  En dos años, Alejandro fue obligado a unirse a Grecia y a comenzar su conquista de Asia. Pronto el Imperio Persa cayó, y Egipto fue el siguiente. Allí se crearía la gran ciudad de Alejandría. Mientras se dirigía hacia la India conquistó y estableció colonias macedonias en Irán. Derrocó el norte de India, y destronó a Poros, el rey hindú.

Durante la conquista del imperio persa, y habiendo avanzado hasta la India, sus ejércitos se negaron a seguir adelante por estar en los confines del mundo conocido, y Alejandro comenzó su viaje de regreso a Babilonia. Durante éste se mantuvo en etapas preliminares de planificación para realizar una campaña hacia el oeste, incluyendo a Roma y Cartago. Sin embargo, contrajo una fiebre y murió en Babilonia el 10 de junio de 323 a.C.; tenía 32 años.

Así que, ¿dónde está el lugar de su descanso final?

Desafortunadamente, nadie lo sabe a ciencia cierta. En algún momento, Ptolomeo, general de Alejandro y el futuro rey de Egipto (305 A.C.) tomó el control de su cuerpo.

“El cuerpo de Alejandro fue llevado a Memphis por Ptolomeo, en cuyo poder había caído Egipto, y desde allí fue trasladado unos años después a Alejandría, en donde cada señal de respeto se mantiene como pago en memoria a su nombre”, según el antiguo historiador romano Quinto Curcio Rufo, en “Historias de Alejandro el Grande”.

Un descendiente después de Ptolomeo, Ptolomeo Filopator, pudo haber movido nuevamente los restos de Alejandro, colocándolos en un mausoleo común con otros predecesores de Ptolomeo. Esto podría haber ocurrido en algún lugar entre 220 a 205 A.C.

Varios emperadores romanos informaron de su visita a la tumba de Alejandro.  Octavio, el futuro emperador Augusto, al parecer visitó la tumba en el año 30 A.C. ofreciendo sus respetos con flores y colocando una diadema de oro (corona) sobre su cabeza momificada.

La última supuesta visita fue la del emperador romano Caracalla en 215 B.C.; desde entonces, la ubicación de la tercera tumba se ha perdido en la historia.

En busca de la tumba

Muchas organizaciones siguen buscando la tumba perdida de Alejandro. Una de ellas es el Centro Polaco de Arqueología Mediterránea; sin embargo, este fue objeto de una broma el pasado verano, cuando algunas agencias de noticias de Internet informaron que el grupo descubrió en el centro de Alejandría la tumba que faltaba, según el Cairo Post.

En 2008, los investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania anunciaron que una tumba en la aldea norteña griega de Vergina era la de Philip III Arrhidaeus, hermanastro de Alejandro Magno, según National Geographic News. Entre los artefactos descubiertos habían un casco, un escudo y una corona de plata que los investigadores creen podrían haber pertenecido al propio Alejandro, ya que supuestamente su hermano reclamó estos elementos después de su muerte.

En el otoño pasado, los científicos confirmaron en el Museo Arqueológico de Tesalónica lo que ya se había discutido anteriormente, que los huesos encontrados en las dos tumbas debieron haber sido los de Alejandro Magno padre y del Rey Felipe II, según Discovery News.

La búsqueda de la tumba de Alejandro Magno continúa. Pero, por desgracia, el lugar de descanso muchas veces fue cambiado a lo largo de la historia y los paisajes de la antigua ciudad se han cubierto con más transformaciones, perdiéndose así las edades. Sin embargo los restos de su familia, como los artefactos que probablemente fueron usados en vida, son conocidos por los científicos de hoy, y estos traen la leyenda más cercana a la vida real. Tal vez un día, su lugar de descanso final sea, una vez más, el lugar donde la gente pueda visitarle para ofrecer sus respetos al hombre que casi gobernó al mundo.

Nostradamus , nacido Michel de Nostre-Dame (1503 – 1566) , era un boticario de origen francés que predijo una serie de profecías y las publicó en un libro mundialmente famoso llamado Las Profecías o Les Propheties .

nostradamus

La primera edición de dicho libro se hizo famoso sobre 11 años antes de su muerte . Desde entonces , Nostradamus y su libro han adquirido un gran número de seguidores que cree que él predijo numerosos acontecimientos mundiales, cientos de años antes de que ocurrieran .

Echemos un vistazo a las siguientes predicciones de Nostradamus para 2015 :

10 . Las diferencias de idioma desaparecerán

Nostradamus escribió que después de la invención de lo que él llama ” un nuevo motor “, el mundo será ” como en los días antes de Babel. ” Nostradamus parecía haber estado hablando de una especie de máquina de traducción universal, – tal vez un ordenador. Él dice que este desarrollo conducirá pronto al final de las naciones.

9 . Los muertos resucitarán

” No muy lejos de la edad del milenio, cuando no hay más espacio en el infierno, los muertos enterrados saldrá de sus tumbas, ” Nostradamus una vez también advirtió a sus lectores. Esta predicción escalofriante está en consonancia con las profecías que se encuentran en el libro de Apocalipsis.

8 . La economía mundial se derrumbará

Sin sus fortunas, ” los ricos morirán muchas veces”, dice Nostradamus. La economía mundial ha estado al borde del fracaso desde el año 2009 . No hay sorpresa ! EE.UU. está empujando todos los limites con el aumento del techo de la deuda.

7 . Mayor erupción del Vesubio

Una gran erupción del Vesubio en el futuro… y será masiva. Bien podría suceder a finales de 2015 o principios de 2016, lo que se debe considerar como incómodamente cerca . Esta puede ser la peor erupción del Vesubio desde el año 79 o 1631 dC, los dos peores erupciones en la historia y compartiendo la misma base 7 en la a línea de tiempo. Si esto ocurre durante el día, se convertirá la región afectada en una pesada oscuridad. Los terremotos pueden ocurrir cada cinco o diez minutos antes de que la lava terrible y el flujo de ceniza comience, matando a entre 6.000 y 16.000 personas.

6 . La gente va a vivir hasta los más de 200

Los avances en la medicina extenderán la duración media de la vida humana a 200 años. Una persona de 80 años de edad, se verá como una de 50, dice el vidente .

5 . Radiación quemará nuestro mundo.

” Los reyes se roban los bosques, el cielo se abrirá, los campos serán quemados por el calor, ” el vidente escribe. Esta es una advertencia de que la destrucción de las selvas tropicales conducirá a un agujero en la capa de ozono, y a la inminente exposición de la Tierra a la radiación ultravioleta dañina .

4 . Mayor terremoto en el oeste de EE.UU. .

Esta erupción puede ser Yellowstone… podría ser, pero es imposible estar seguro. Sólo ha habido dos erupciones significativas de los volcanes en el continente EE.UU. : . Lassen Peak, situado en California, en mayo de 1915, y la del Monte St. Helen, ubicada en el estado de Washington, en mayo de 1980. El precedente de Lassen Peak, si se fuera a repetir de nuevo en este siglo, lo habría hecho en cualquier momento entre mayo del 2006 y mayo del 2013. Ningún volcán entró en erupción en EE.UU. , ya es tiempo, tomando en cuenta el precedente del Monte St. Helen para otra gran erupción volcánica que ocurre en cualquier momento, mayo de 2001, mayo de 2008, o antes de mayo de 2015. Curiosamente, hubo un gran terremoto que sacudió a Seattle , Washington en febrero de 2001. Desde 2008 no ha habido incidentes, puede ser una buena idea estar preocupados en el 14 aniversario del terremoto de Seattle.

Puede comenzar como un terremoto, pero en muy poco tiempo va a ser demasiado evidente que se trata de algo mucho peor : una erupción volcánica o, peor aún , una erupción volcánica estupenda.

3 . Los humanos aprenderán a hablar con los animales .

Los avances en la ciencia de la telepatía harán posible que las personas hablen con sus mascotas y animales de granja.

Esto dará lugar a un aumento en el vegetarianismo, Nostradamus escribe, ya que ” Los cerdos se convertirá en un hermano para el hombre. ”

2 . Todos los impuestos serán abolidos en el mundo occidental .

Una gran revuelta pondrá fin a toda clase de impuestos para siempre. El vidente escribe: “Las personas se niegan a pagar el impuesto al rey.” Ese día muchos van a celebrar la libertad en un país que grava sin piedad.

1 . Los aspirantes a padres necesitarán licencias.

Los días en que cualquiera podía tener un bebé se convertirán en una cosa del pasado en el año 2015, Nostradamus predice. ¿Podría ser este esfuerzo mundial para detener la superpoblación ? Puede que sea demasiado drástico ya que los niños son propiedades de sus padres, no del gobierno.

H P Lovecraft e1329760477251 105x150 H.P. LovecraftHoward Phillip Lovecraft (1890-1937) es considerado por muchos como el gran maestro de la historia de terror moderno. Su enorme trabajo esta presente en casi todas las películas de terror, y ha inspirado a generaciones de autores.
Uno de sus argumentos es algo que se llama el culto de Cthulhu. Un culto secreto que adoraban a una raza que alguna vez gobernó la tierra. El objetivo principal de este culto era lograr el retorno a la primacía de esta raza que ahora reside en un planeta distante.

Sus historias tienen unos vínculos oscuros con una raza de seres reptiles que viven bajo el mar o bajo la tierra. Se reúnen para realizar extraños ritos y traer de vuelta Cthulu. Algunas historias tienen de protagonistas la raza de reptiles, tratando de lograr el retorno de la raza que vive en dicho planeta.

Aunque su obra macabra de la ficción no se notó mucho durante su vida, los seres sobrenaturales que rondaba sus sueños y el poder absolutamente aterrador de obras como“El Horror de Dunwich” y “En Las Montañas de la Locura “ han ganado un culto fanático después de su muerte en 1937.

Algunos piensan que Lovecraft estaba en contacto con “los Grandes Antiguos,” demonios repugnantes que se describe en el “libro de los nombres muertos” conocido como “El Necronomicon”.  Según Lovecraft, el Necronomicon fue escrito en el siglo octavo por el “árabe loco” Alhazred, y fue traducido al griego bajo el título de Necronomicon por Theodorus Philetas en el año 950, y luego al latín por Olias Wormius en 1228. Una “imperfecta” traducción al inglés fue hecha supuestamente por el Dr. John Dee (1527-1608), matemático y astrólogo Inglés. Y así sucesivamente.

Lovecraft e1329760743399 105x150 H.P. Lovecraft

Aunque en una carta de 1936, dice, “me veo obligado a decir que la mayoría de mis historias son puramente imaginarios. Nunca hubo ningún Abdul Alhazred o el Necronomicon, inventé estos nombres yo mismo.
La leyenda dice que “El Necronomicon” fue robado de un museo británico y terminó en las manos de un Adolfo Hitler, que era (o dice la historia) fascinado por las perspectivas de un poder ilimitado.

En la ficción de Lovecraft, los diversos cultos a Cthulhu suelen consistir en grupos primitivos que creen que Cthulhu será el comienzo de una era de caos y violencia sin inhibiciones o que va a acabar con la humanidad. De cualquier manera, el regreso de Cthulhu para la mayoría de las personas se considera como la llegada del mal.

La leyenda de los 47 rōnin es una historia considerada como leyenda nacional en Japón. Sucedió realmente entre los años 1701 y 1703 aproximadamente, se le conoce también como el “Incidente de Akō” (Akō rōshi) o “Accidente de Genroku Akō” (Genroku akō jikeno). Es la historia más famosa del código de honor samurái: el Bushido.
Rōnin siginifica “hombre ola”, un hombre errante como una ola en el mar. Se utilizaba para llamar a los samurais sin amo en el  el período feudal de Japón, entre 1185 y 1868.Un samurái podía no tener amo debido a la ruina o la caída de éste, o a que había perdido su favor.
El hijo/a de un rōnin también era rōnin. A menudo el rōnin por nacimiento soñaba con demostrar su valía para poder jurar lealtad a un clan, convirtiéndose así en un verdadero samurái. Aunque esto ocurriera de vez en cuando, era infrecuente, reservado a los más talentosos, pues pocos daimyō (señores feudales) estaban dispuestos a sentar un precedente permitiendo que un rōnin entrara en su clan.  Uno de los más famosos rōnin fue Miyamoto Musashi.
Cuenta la historia que un grupo de 47 samuráis se vieron obligados a convertirse en rōnin. Asano Naganori fue escogido por el shōgun Tokugawa Tsunayoshi para ser uno de los daimyō cuyo deber era el de entretener a los enviados de la Familia Imperial. Para ayudarlo en su nuevo deber, el maestro de protocolo de mayor rango en el gobierno, Kira  Yoshinaka, fue asignado a instruirle en asuntos de etiqueta.
Asano Naganori
 
Kira esperaba que Asano le compensase con una gran suma de dinero por las molestias de enseñarle, algo que Asano consideraba simplemente como su deber. No se llevaban bien, y Kira intentaba humillar constantemente a su discípulo. Finalmente, la situación explotó en el palacio del shōgun; Kira insultó a Asano una vez más y éste, enfurecido, desenvainó su katana y la blandió contra él. Kira sólo resultó ligeramente herido y Asano fue puesto bajo arresto.
Atacar a otro con furia iba contra la ley; hacerlo en el palacio del shōgun era impensable. Asano hizo poco esfuerzo por defenderse durante el interrogatorio, excepto decir que no guardaba rencor al shōgun y que sólo lamentaba no haber matado a Kira.
Oishi Kuranosuke
El shōgun emitió una sentencia de muerte contra Asano, ordenándole cometerSeppuku. Cuando estás noticias  llegaron al castillo de Asano, sus servidores se reunieron para discutir la venganza de la muerte de su maestro por culpa de Kira, a pesar de que sabían que serían severamente castigados por ello. Los ahora rōnin hicieron un juramento secreto para vengar la muerte de su maestro. Uno de ellos, Oishi Kuranosuke sugirió abandonar el castillo en paz y pelear por la familia Asano mientras que al mismo tiempo preparaban la venganza contra Kira, y esta opinión prevaleció.
Kira, esperando represalias, incrementó su guardia persona y fortificando su residencial. El plan de Oishi era esperar a que su presa se confiara con el tiempo, mientras él esperaba el momento justo. Para este fin, los rōnin escondieron muchas armas y armaduras en diferentes lugares, se dispersaron y se convirtieron en comerciantes y monjes.
Ōishi comenzó a frecuentar los burdeles y tabernas, como si nada fuera más lejos de su mente que la venganza, incluso abandonó a su esposa, se divorció de ella, la envió lejos con sus dos niños más pequeños y se compró una bonita y joven concubina. A pesar de esto, Kira todavía temía una trampa, y envió espías para observar a los ex sirvientes de Asano.
Un día, Ōishi regresó tan borracho que cayó en la calle dormido, y todos los que pasaban se rieron de él. Un hombre de Satsuma, pasando por aquel camino, se enfureció por este comportamiento por parte de un ex-samurái tanto por su falta de valor para vengar a su maestro, así como su comportamiento actual. El hombre de Satsuma le insultó,  le pateó en la cara y escupió sobre él.
Los espías de Kira informaron que los sirvientes de Asano eran todos unos samuráis inofensivos  sin el valor de vengar a su maestro; Kira llegó a la conclusión de que estaba a salvo.El resto de los ronin, en su papel de trabajadores  consiguieron acceder a la casa de Kira, familiarizarse con el diseño de la casa. Uno de ellos incluso llegó a casarse con la hija del constructor de la casa, para obtener los planos. Todo esto se informó a Ōishi. Otros se reunieron en secreto, consiguieron armas y las transportaron a Edo.
Kira  en un año bajó su guardia. Fue en este punto en el que los 47 rōnin se reunieron el 14 de diciembre de  1702 y esa misma noche comenzaron  su venganza y atacarón la mansión. Muchos de los hombres de Kira fueron heridos o asesinados puesto que fueron tomados por sorpresa. Kira fue encontrado fuera de la casa y presentado ante Oishi, quien le dio oportunidad de cometer seppuku. Como no respondió, Oishi lo decapitó con la misma daga con la que Asano cometió seppuku. La cabeza fue puesta en un balde y fue llevada al Sengakuji, donde estaba enterrado Asano. Después de presentar el sangriento trofeo al espíritu de su amo, se entregaron. 700 soldados fueron por ellos a Sengakuji.
El 4 de febrero de 1703, después de 47 días llegó su sentencia: Se les concedía el gran honor de morir por seppuku  y no morir como criminales ya que no se habían comportado como criminales comunes, la gente estaba a su favor, eran heroes para el pueblo.La decisión de ordenar su seppuku sin tomar acciones contra Kira no fue popular. Sin embargo, el gobierno decidió que mantener el orden era lo más importante.
Seppuku Oishi Kuranosuke
En Sengaku-ji se encuentran las tumbas de los 46 rōnin condenados al seppuku y dos más en memoria de Terasaka Kichiemon que se quitó la vida justo después de la muerte de Kira y Kayano Sanpei que cometió seppuku antes del ataque debido a la fuerte oposición de su familia por querer participar en la venganza. Se dice que el samurái de Satsuma que escupió a Oishi fue al templo y también cometió seppuku para enmendar sus errores.
La venganza de los 47 rōnin continuó esparciendo controversia durante el periodo Edo. Unos opinaban que esperaron demasiado para ello, pues Kira corría riesgo de morir (tenía 60 años de edad) y sus esfuerzos serían vanos. Otros los criticaron por tomar acción, puesto que la sentencia del shōgun debía dar por sentado el asunto.
Otros no compartían tales visiones. los defendieron e incluso se llegó a escribir una favorable obra de teatro kabuki que se convirtió en un clásico. Al final, los 47 rōnin se convirtieron en leyenda,Hoy en día se pueden visitar las tumbas de Asano y de los 47 rōnin en el templo Sengaku, en Tokio, donde los japoneses siguen venerando su memoria, poniéndoles incienso y celebrando un festival en el aniversario de su muerte a finales de año .A la entrada del templo se encuentra una estatua de Oishi y los nombres de los guerreros.
La venganza de los “Ako Gishi” ha sido representada en varias películas y series de televisión japonesas, y es ahora comúnmente conocida como “Chu-shin-gura” (La Historia de los Leales samuráis). Esta es una historia popular, que todavía toca el corazón de los japoneses después de 300 años.
No hay que tener ninguna duda de que estos nombres existieron en la vida real y su historia muestra la lealtad, sacrificio, persistencia y el honor que las buenas personas deben preservar en su vida diaria.

“He visto al espíritu del mundo montado a caballo?. Con esta contundencia describió el filósofo alemán Friedrich Hegel la impresión que le causó la visión de Napoleón Bonaparte (1769-1821) dirigiendo a sus ejércitos. A pocos escapa la destreza militar del francés, pero hemos comprobado de nuevo que, aunque pasen los siglos, el emperador galo sigue despertando una increíble admiración. Tras haber realizado una amplia votación entre varios historiadores, el “pequeño corso” ha ganado una nueva batalla, pues ha sido elegido por los expertos como el mayor genio militar de la Historia.

El segundo lugar en este pódium de líderes castrenses es para Julio César (100-44 a.C.), protagonista indiscutible de la historia romana. El tercer puesto se lo disputan Guillermo el Conquistador (1028-1087), héroe de la batalla de Hastings, yAlejandro el Magno (356-323 a.C.), cuya lista de guerras está encabezada por la conquista delImperio Persa.

Factores que convierten a un soldado en un líder

 

¿Cómo es posible valorar numéricamente la capacidad de liderazgo de un militar? En realidad, hay muchísimos factores que intervienen a la hora de aupar a un guerrero hasta el Olimpo de la genialidad bélica: la extensión de las tierras conquistadas, el potencial numérico de las tropas, la capacidad para obtener el apoyo incondicional de los soldados, el talento para tomar decisiones estratégicas apropiadas, las consecuencias históricas de las batallas libradas… Pasándonos al lenguaje militar, podríamos esquematizar todos estos elementos en cuatro factores esenciales que describen el “trabajo” de un genio militar: estrategia, táctica, capacidad de mando e incidencia histórica.
La estrategia es el arte que permite a un general llegar a un enfrentamiento armado con condiciones ventajosas sobre su adversario, mientras que con táctica entendemos los movimientos y las soluciones con los que se gana una batalla. ?Un buen estratega es el que ve una guerra en términos generales, en términos diplomáticos, mientras que el táctico es el que sabe conducir a las tropas de forma efectiva?, matiza el historiador Carlo Caranci. “Rommel es un buen ejemplo. Era un excelente táctico y dirigía a sus soldados magistralmente en cada batalla, pero no tenía visión general de la guerra, así que era un estratega limitado”.

El tercer factor que hemos tomado para valorar a los militares es la capacidad de mando, el talento de un general para guiar y motivar a sus tropas, para que éstas perciban tanto el liderazgo de su superior como su cercanía humana. El cuarto elemento de valoración es la incidencia histórica, ese afán que poseen casi todos los grandes hombres de dejar su sello en la Historia y cambiar su curso si es posible.

También hay que valorar que no se trata de carreras militares en abstracto, sino que todos estos líderes están marcados por la época en la que lucharon, y la propia definición de liderazgo varía con el paso del tiempo. Por ejemplo, en La Máscara del Mando, el historiador británico John Keegan señala que el perfil de genio militar ha evolucionado con el paso de los siglos debido a la transformación de los campos de batalla o al desarrollo tecnológico.

lista-lideres

Una lista inicial en la que sólo sobreviven los mejores

Tomando estos cuatro factores como elementos de valoración, hemos solicitado a varios expertos que puntuaran de 1 a 10 a veinte caudillos militares de todos los tiempos. Sólo los genios más valorados han logrado pasar la criba y conformar la lista de los quince líderes militares de la Historia, pero otros han perdido esta batalla.

En nuestra selección inicial, rescatamos de la Antigüedad a cuatro hombres que siempre han fascinado a los estudiosos de la guerra:Alejandro Magno, cuyo Imperio se extendía desde Grecia a India; Aníbal Barca, que infligió derrota tras derrota a los romanos; Escipión el Africano, invicto en todos sus frentes; y Julio César, derrotado en algunas batallas pero vencedor de todas las guerras.

Del Medievo emerge Carlomagno, unificador de Europa; Guillermo I el Conquistador, autor del único desembarco exitoso en Inglaterra; Saladino, unificador del mundo musulmánGengis Khan, artífice de un imperio desde Rusia hasta China; y Tamerlán, digno heredero del mongol. En la Edad Moderna nos encontramos con el único español de este listado, Gonzalo Fernández de Córdoba, que firmó importantes victorias para los Reyes Católicos; el duque de Marlborough, vencedor en 4 batallas campales y 21 asedios; Eugenio de Saboya, uno de los más brillantes alentadores de tropas; Federico II de Prusia, magnífico teórico de la guerra y genial estratega; Napoleón, la esencia misma del liderazgo; y Wellington, capaz de lograr victorias desde la India hasta España.

Por el siglo XX desfilan algunos nombres que se han grabado con fuerza en el imaginario colectivo comoLawrence de Arabia, auténtico genio de la guerrilla; Rommel, excelente táctico; Zhukov, “bestia negra” de la Alemania nazi; y Patton, maestro de las fuerzas acorazadas.

El Olimpo bélico al que accede también un español

 

Acumulando 38 puntos, el vencedor de esta votación ha sido el gran Napoleón Bonaparte, en el que se suman mando político y militar, algo habitual entre los líderes hasta la Edad Moderna. El francés supo rentabilizar como nadie esta duplicidad, que trasladó al campo de batalla. “Ha sido el mejor planificador militar de la Historia. Como buen ajedrecista, siempre iba 40 jugadas por delante de su adversario”, resume Juan Antonio Guerrero. “Tácticamente era casi imposible vencerle”. Juan Carlos Losada recuerda otra de las características por las que Napoleón preside este pódium: “Infundía en sus tropas un espíritu combatiente desconocido hasta aquel momento. Apelaba a los valores revolucionarios y conseguía magnetizar a sus tropas“. Con una valoración de 36 puntos, Julio César asciende al segundo escalón, pero con un liderazgo discutido. “Era un gran estratega que, tras heredar una férrea estructura del ejército romano, supo adaptarla ante los bárbaros”, señala Guerrero. Pero Losada recuerda que hay que relativizar su figura ya que “Julio César engrandecía las fuerzas de sus enemigos para engrandecer sus propias victorias”.

Podemos estar orgullosos de vislumbrar en la lista a nuestro patrio Gran Capitán, don Fernando González de Córdoba (1453- 1515), que hizo un magnífico uso de sus dotes militares durante el reinado de los Católicos. “Él era la espada y Fernando el político”, resume Guerrero. El Gran Capitánes el español más valorado, pero, según los historiadores, nuestro país también ha dado a luz otros excelsos militares como Hernán Cortés o Pizarro, que “al margen de su catadura moral, fueron capaces de dominar imperios con escasos hombres”, recuerda Losada. Son los genios de los campos de batalla.

CALIGULA

Publicado: junio 1, 2012 en GRANDES PERSONAJES DE LA HISTORIA
Etiquetas:

Cayo Julio César Augusto Germánico, en latín Gaius Julius Caesar Augustus Germanicus (31 de agosto de 12 – 24 de enero de 41), también conocido como Cayo César o Calígula, fue emperador romano desde el 16 de marzo de 37 hasta su asesinato, el 24 de enero de 41. Fue el tercer emperador del Imperio romano y miembro de la dinastía Julio-Claudia, instituida por Augusto.

Era hijo de Germánico, quien a su vez era hijo adoptivo del emperador Tiberio. Su abuelo Neron Claudio Druso, muerto prematuramente era el hermano menor del emperador Tiberio. Germánico es considerado como uno de los más grandes generales de la historia de Roma. La madre de Calígula era Agripina. De niño acompañó a su padre en sus expediciones militares por Germania (14 – 16), donde se calzaba con las caligas de los legionarios, quienes le dieron el sobrenombre afectuoso de «Calígula» («botitas»). Tras la celebración en Roma del triunfo de su padre, marchó con él a Oriente. Germánico murió durante su estancia en Antioquía, en el año 19. Después de enterrar a su padre, Calígula regresó con su madre y sus hermanos a Roma, donde la incomodidad que su presencia generaba en el emperador degeneró en una enemistad, causante probable de las extrañas muertes de una serie de parientes del futuro emperador entre los que se contaban dos de sus tíos. Sus relaciones con Tiberio parecieron mejorar cuando éste se trasladó a Capri y fue nombrado pontifex. A su muerte —el 16 de marzo de 37—, Tiberio ordenó que el Imperio debía ser gobernado de forma conjunta por Calígula y Tiberio Gemelo.

Tras deshacerse de Gemelo, el nuevo emperador tomó las riendas del Imperio. Su administración tuvo una época inicial marcada por una creciente prosperidad y una gestión impecable; no obstante, una grave enfermedad que sufrió el emperador marcó un punto de inflexión en su modo de reinar. A pesar de que una serie de errores en su administración habían derivado en una crisis económica y en una hambruna, emprendió un conjunto de reformas públicas y urbanísticas que acabaron por vaciar el tesoro. Acuciado por las deudas, puso en marcha una serie de medidas desesperadas para restablecer las finanzas imperiales, entre las que destacó la de pedir dinero a la plebe.

En el plano internacional, su reinado se caracterizó por la anexión de la provincia de Mauritania, a cuyo monarca asesinó en una de sus visitas a Roma, por el fracaso en la conquista de Britania y por tensiones que azotaron las provincias orientales del Imperio. En Oriente, dio muestras del valor de su amistad con la concesión de los territorios de Batanea y Traconítide a su amigo Herodes Agripa, y de su megalomanía al ordenar que se erigiera una estatua en su honor en el Templo de Jerusalén; mientras que en Occidente las dio de su demencia al pedir a su ejército que en vez de atacar a las tribus britanas se pusiera a recoger conchas, el tributo que según él esas aguas le debían a la Colina Capitolina y al Monte Palatino.

Según determinados historiadores, en sus últimos años de vida estuvo envuelto en una serie de escándalos entre los que destacan mantener relaciones incestuosas con sus hermanas e incluso obligarlas a prostituirse. El 24 de enero de 41, fue asesinado por los ejecutores de una conspiración integrada por pretorianos y senadores, y liderados por su praefectus, Casio Querea. El deseo de algunos conspiradores de restaurar la República se vio frustrado cuando los pretorianos declararon emperador al tío de Calígula, Claudio, el mismo día del asesinato. Una de las primeras acciones de Claudio como emperador fue ordenar la ejecución de los asesinos de su sobrino.

Existen pocas fuentes supervivientes que describan su reinado, ninguna de las cuales lo refiere de manera favorable; por el contrario, las fuentes se centran en su crueldad, extravagancia y perversidad sexual, presentándole como un tirano demente. Aunque la fiabilidad de estas fuentes es difícil de evaluar, de acuerdo con lo que se conoce a ciencia cierta acerca de su reinado, trabajó incansablemente a fin de aumentar la autoridad del princeps; teniendo que hacer frente a varias conspiraciones surgidas con el objeto de derrocarle y luchando a fin de reducir la influencia del Senado, aplastando la oposición que este órgano legislativo continuaba ejerciendo. Se convirtió en el primer emperador en presentarse ante el pueblo como un dios.

Juventud

 

Una caliga.

Durante su infancia (con sólo dos o tres años) acompañó a su padre en las campañas que éste lideró al Norte de Germania; convirtiéndose en la mascota del ejército. A los soldados les divertía el hecho de que fuera vestido con un uniforme militar en miniatura que incluía botas y armadura,y por ello le dieron el cariñoso apodo de «Calígula» («Botita»). Según Séneca, siendo ya emperador odiaba este apodo.

Cuando tenía siete años acompañó a Germánico a una legación en Siria.Durante dicho viaje murió su padre, el 10 de octubre de 19. Según Suetonio, Germánico fue envenenado a través de un agente contratado por Tiberio, que veía al general como un peligroso rival político, pero, a través de Tácito, y por un importante documento epigráfico, se conocen los detalles del proceso, condena y suicidio del principal instigador, un senador amigo íntimo de Tiberio.

Tras la muerte de su padre, tuvo que consolarse dedicándose a su caballo, al que posteriormente llegó a otorgar un cargo político, y se trasladó a vivir a Roma con su madre hasta que las relaciones entre ella y Tiberio se deterioraron. El emperador no podía permitir que Agripina se casara, por miedo a que su marido se convirtiera en un posible adversario político, y ella y Nerón César fueron exiliados en el año 29 bajo cargos de traición.[ Se envió a Calígula, que por esa época era un adolescente, a vivir con su bisabuela y madre de Tiberio, Livia. Tras la muerte de Livia, fue acogido por su abuela Antonia. En 30 Druso César fue encarcelado y Nerón César murió en el exilio, no se sabe si por inanición o suicidio.Suetonio escribe que tras el destierro de su madre y sus hermanos, él y sus hermanas quedaron poco más que como prisioneros de Tiberio, sometiéndoseles a una estrecha vigilancia por parte de los soldados imperiales.

En el año 31 Calígula pasó a formar parte del séquito de acompañantes de Tiberio en Capri, donde el joven permaneció durante seis años.Para sorpresa de la mayoría, se reconcilió con el emperador.Según ciertos historiadores era un excelente actor que, viendo el peligro, decidió esconder el resentimiento que albergaba hacia Tiberio. Un observador dijo de Calígula:

Nunca hubo aquí un mejor sirviente o un peor maestro.

En 33, Tiberio le concedió el cargo de cuestor, puesto que conservó hasta su nombramiento como emperador. Por esa época fallecieron en prisión Agripina y Druso, su madre y hermano. Tiberio contrajo matrimonio con Junia Claudilla. Dicho matrimonio terminó con la muerte de Junia durante un parto al año siguiente.Se hizo amigo del praefectus, Sutorio Macro, quien resultó ser un importante aliado. Incitado por Calígula, Macro habló bien a Tiberio acerca de su amigo a fin de que el emperador no albergara hacia el hijo de su viejo rival ninguna sospecha.

En 35, Calígula y Tiberio Gemelo fueron nombrados herederos del trono.

 Emperador

 Inicio de su reinado

 

Calígula ante la tumba de sus ancestros, por Eustache Le Sueur, 1647.

Cuando Tiberio falleció el 16 de marzo de 37, su posición y títulos adquiridos tales como princeps fueron transferidos a Calígula y al nieto de Tiberio, Gemelo. A pesar de que Tiberio tenía a su muerte 77 años, algunos historiadores mentienen que fue asesinado. Tácito escribe que el praefectus Macro asfixió con una almohada al emperador a fin de garantizar el ascenso de Calígula; Suetonio afirma incluso que el joven heredero pudo haber sido el autor material del asesinato. Por su parte, Filón y Josefo registran que Tiberio falleció por muerte natural. Respaldado por Macro, Calígula fue nombrado emperador en solitario al anularse el testamento de Tiberio alegando demencia de éste al otorgarlo.

Calígula aceptó todos los poderes del Principado que le confirió el Senado Romano y, cuando entró en Roma el 28 de marzo, fue recibido por una gran multitud que lo aclamó entre otros con los apodos de «nuestro bebé» y «nuestra estrella». Se le describe como el primer emperador que en el momento de su ascensión era admirado en todo el mundo. Este amor se debía a que era el hijo del finado Germánico, muy amado por la plebe, así como el sucesor de Tiberio, cuya época final en el trono había sido terrible para el pueblo romano. Según Suetonio se sacrificaron cerca de 160.000 animales en su honor durante los tres primeros meses de su reinado. Según Filón, los primeros siete meses del reinado de Calígula fueron los más felices que había experimentado el Imperio en mucho tiempo.

Los primeros actos de Calígula como emperador fueron generosos con el pueblo y el ejército aunque, según Dion Casio, en muchos casos se habrían debido a simples intereses políticos: El emperador concedió a la Guardia Pretoriana y a las tropas urbanas y fronterizas una generosa recompensa por los servicios prestados, a fin de ganarse el apoyo del ejército. Destruyó los documentos en los que habían quedado registrados los nombres de los acusados de traición durante el mandato de Tiberio, declaró que los juicios por traición eran cosa del pasado y llamó a Roma a los exiliados. Ayudó a los afectados por el sistema imperial de impuestos, desterró a los delincuentes sexuales y celebró lujosos espectáculos, tales como combates de gladiadores, ganándose así el apoyo del pueblo. También recogió los cadáveres de su madre y sus hermanos y los depositó en el Ara Pacis.

 Enfermedad, conspiraciones y cambio de actitud

Haciendo realidad un auspicio formulado a principios de su reinado, Calígula cayó gravemente enfermo en octubre de 37. Esta enfermedad es descrita principalmente por el historiador Filón, aunque Dion Casio también la menciona brevemente en su obra. Según Filón su enfermedad se debía a que Calígula, tras convertirse en emperador, se hizo demasiado amigo de los excesos. El Imperio se paralizó cuando recibió la noticia; pues su joven monarca les había llevado a un periodo de prosperidad que decían equiparable al de Augusto. Aunque Calígula logró recuperarse por completo de esta enfermedad, el haber estado tan cerca de la muerte marcó un punto de inflexión en su modo de reinar, tal y como indica Josefo.

Tras haber recobrado la salud, Calígula ordenó asesinar a varias personas que habían prometido sus vidas a los dioses si el emperador se recuperaba.Forzó a suicidarse a aquellos exiliados durante su reinado: su mujer; su suegro, Marco Silano; y su primo, Tiberio Gemelo.

Filón escribe que Gemelo instigó una conspiración contra Calígula mientras el emperador estaba enfermo. Antes de suicidarse, Silano fue juzgado por Calígulapues Julio Grecino, el encargado de ajusticiarle en un primer momento, se negó, siendo ejecutado por ello. Suetonio cree que dichos complots eran pura imaginación del emperador.

 Reformas públicas

 

Quadran emitido a fin de celebrar la abolición de los impuestos de 38. Nótese que en el anverso de la moneda se puede observar un grabado de la libertad, que simboliza la liberación del pueblo de la presión fiscal.

En 38, la administración de Calígula centró su atención en las reformas públicas y políticas que necesitaba el Imperio. Se publicó un documento con los registros de los gastos que había realizado el emperador, algo nunca hecho durante el reinado de Tiberio; se ayudó a los afectados por los incendios; se abolieron ciertos impuestos; y se impulsaron los espectáculos deportivos. También se admitió a nuevos miembros en los órdenes senatorial y ecuestre.

Quizá lo más significativo de este periodo sea la reanudación de las elecciones democráticas.Dion Casio dijo de esta decisión del emperador que:

…aunque hizo las delicias de la plebe, no era un acto sensato, pues las oficinas volverían a caer una vez más en manos de muchos, haciendo que los fondos se emplearan para fines privados en lugar de para obtener ingresos, de lo que derivarían muchos desastres.

Durante este mismo año Calígula fue duramente criticado por ordenar ejecuciones sin juicio previo. La más significativa fue la del ex prefecto del pretorio Sutorio Macro, a quien en muchos sentidos Calígula debía el trono.

 Crisis económica y hambruna

Según Dion Casio, el Imperio tuvo que hacer frente a una grave crisis económica en 39. Suetonio establece el comienzo de dicha crisis en 38. La política de Calígula, marcada por la generosidad y la extravagancia, agotó las reservas financieras del Imperio. Los historiadores antiguos afirman que Calígula reaccionó acusando falsamente a algunos senadores y caballeros para multarlos e incluso ejecutarlos con el propósito de apoderarse de su patrimonio.[56] Con el objeto de hacer frente a la crisis, Calígula puso en marcha una serie de medidas desesperadas, algunas de las cuales son descritas por los historiadores; como pedir dinero al pueblo en los actos públicos.Estableció nuevos impuestos en los juicios, bodas y prostíbulos, y organizó subastas de venta de gladiadores en los espectáculos. Los testamentos de ciudadanos romanos que habían dejado sus bienes a Tiberio fueron reinterpretados a fin de que Calígula recibiera dichos bienes. Se obligó a los centuriones que habían adquirido propiedades durante saqueos a devolver su botín al Erario, y los oficiales responsables de cobrar los impuestos relativos al uso de calzadas fueron acusados de incompetencia y malversación, y multados duramente.

 

El Obelisco Vaticano fue inicialmente construido en Egipto por la administración de Calígula. Originalmente había sido concebido como el centro de un hipódromo construido en la provincia.

Quizás fuera esta crisis económica la causante de una breve hambruna de dimensiones desconocidas hasta el momento que azotó el Imperio por esa época, aunque los historiadores clásicos difieren en sus opiniones: Según Suetonio, se debía a que Calígula confiscó la mayoría de carruajes públicos. Según Séneca, el motivo fue que Calígula impidió el uso de barcos para el transporte de cereales para utilizarlos como puente flotante.[

 Urbanismo

A pesar de la crisis económica, Calígula llevó a cabo numerosos proyectos de construcción durante su reinado. Algunos de estos edificios eran públicos, pero la mayoría se erigieron con un fin privado.

Según Josefo, los proyectos más importantes que se realizaron durante el reinado de Calígula fueron las ampliaciones de los puertos de Regium y Sicilia. Tras llevarse a cabo dichas obras fue posible aumentar el volumen de cereales embarcados desde Egipto. Estas reformas tal vez se realizaron en respuesta al episodio de hambruna.

Se completaron el Templo de Augusto y el Teatro de Pompeyo, se inició la construcción de un anfiteatro en las inmediaciones de la Saepta, y se reformó el Palacio Imperial. Se empezaron a construir el Aqua Claudia y el Anio Novus, acueductos que Plinio el Viejo consideraba maravillas de la ingeniería. Se erigió un gran circo, conocido como el Circo de Cayo y Nerón. Para decorar este edificio, se transportó un gran obelisco desde la provincia de Egipto, el actual Obelisco Vaticano, que se erigió en su centro. En Siracusa, se repararon las murallas y los templos de la ciudad. Se construyeron nuevas carreteras y se repararon las antiguas. El emperador también planeaba reconstruir el palacio de Polícrates de Samos, terminar el Templo de Apolo Didimeo en Éfeso y fundar una ciudad en la cima de los Alpes. Sin embargo, el más ambicioso de los proyectos que Calígula quiso llevar a cabo fue el de excavar un canal a través del Istmo de Corinto, en la entonces provincia romana de Acaya (actualmente Grecia).

En 39, Calígula llevó a cabo un espectacular trabajo de ingeniería; construyó un puente flotante temporal que conectaba los puertos de Baiae y Puteoli empleando barcos. Se ha escrito que este puente rivalizaba con el que levantó el Rey Persa Jerjes I a fin de cruzar el Helesponto. Calígula, que no sabía nadar, atravesó el río a lomos de su caballo, Incitato, y portando la armadura de Alejandro Magno. Es probable que el emperador realizara esto a fin de cumplir la predicción de Tiberio Claudio Trasilo, que había dicho que nadie tenía más posibilidades de convertirse en emperador que aquel que cruzara a caballo la Bahía de Baiae.

Ordenó la construcción de dos enormes embarcaciones, las cuales han sido encontradas en las profundidades del Lago de Nemi. Estos dos barcos figuran entre los más grandes del mundo antiguo; el menor de ellos fue construido con el fin de albergar un templo consagrado a Diana, mientras que el mayor era en esencia un palacio flotante para el emperador, con suelos de mármol y su propio sistema de cañerías.

 Calígula y el Senado

En 39, las relaciones entre Calígula y el Senado se deterioraron gravemente. Aunque se desconoce cuál fue el origen de esta disputa, se sabe que hubo una serie de factores que la agravaron en gran medida. Desde que Tiberio se retiró a Capri en 26, el Senado se había acostumbrado a tomar sus propias decisiones; pero el ascenso al trono de Calígula alteró este hecho. Además, los juicios por traición de Tiberio eliminaron a un gran número de senadores partidarios de la dinastía Julio-Claudia, tales como Asinio Galo.

Calígula revisó los casos de los acusados por traición durante el reinado de Tiberio, y en base a los documentos decidió que muchos senadores no eran dignos de confianza. Dichos hombres fueron investigados, y en muchos casos juzgados. Como resultado, el emperador reemplazó al cónsul y ejecutó a varios senadores. Suetonio escribe que Calígula denigró gravemente a varios senadores al obligarles a esperarle y después a correr detrás de su carro.

Tras el deterioro de sus relaciones con el Senado, Calígula tuvo que hacer frente a un gran número de conspiraciones instigadas con el fin de derrocarle. A finales de 39, el emperador descubrió un complot en el que se vio envuelto su cuñado, Marco Emilio Lépido. Poco después hizo ejecutar al gobernador de Germania, Cneo Cornelio Léntulo Getúlico, acusándolo de formar parte de otra conspiración.

 Guerra en el Oeste

Militarmente, el reinado de Calígula estuvo marcado por la expansión de las fronteras del Imperio a través de la anexión de la provincia de Mauritania y por el inicio de los preparativos para la conquista de la isla de Britania.

Mauritania era un reino cliente de Roma gobernado por Ptolomeo de Mauritania, al que el emperador ordenó ejecutar durante una de sus visitas a Roma. Tras la muerte de su gobernante, los territorios que conformaban el reino fueron anexados al Imperio y divididos en dos provincias independientes. El descontento surgido entre los habitantes de las dos nuevas provincias derivó en una importante revuelta, a la que puso fin la administración de Claudio. Dion Casio escribió un capítulo entero acerca de la anexión de Mauritania, el cual se ha perdido.

El emperador planificó una campaña contra los britanos en 40, para la que reclutó en 39 dos nuevas legiones, la XV y la XXII a las que concedió el apelativo de Primigenia en honor a su deidad favorita, la Fortuna Primigenia; sin embargo, su ejecución fue realmente extraña: según lo que escribe Suetonio en su obra Las vidas de los doce césares, el emperador dispuso a sus tropas en formación de batalla a lo largo del Canal de la Mancha y les ordenó que atacaran permaneciendo en el agua. Posteriormente ordenó que los soldados debían recoger conchas del agua como «el tributo que el océano debía a la Colina Capitolina y al Monte Palatino», pero esto ha sido puesto en duda en los últimos años por arqueólogos que al examinar los anillos de los troncos de la cadena de cuarteles romanos en el Rin (dendrocronología) se descubrió que Calígura planeó la invasión a Britania antes que Claudio, pero no la completó por motivos desconocidos y luego Claudio usó estos para invadir Britania. Debido a la práctica ausencia de fuentes, lo que ocurrió allí es motivo de debate incluso entre los escritores contemporáneos de Calígula. Los historiadores modernos han elaborado un gran número de teorías, en un intento de explicar estas acciones. La más factible es que la expedición hubiera sido concebida como una simple misión de exploración y reconocimiento del terreno, o con el objetivo de aceptar la rendición del cacique britano Adminio. También existe la posibilidad de que los antiguos historiadores se refirieran a estas «conchas» en sentido metafórico, queriendo referirse a los genitales femeninos (es probable que las tropas visitaran prostíbulos), o a la captura de barcos britanos de pequeño tamaño. En la acuñación de monedas, el emperador mistificó sus logros militares.

 Calígula el dios

 

Ruinas del Templo de Cástor y Pólux en el Foro Romano. Las fuentes antiguas sugieren que durante su reinado, Calígula amplió el palacio anexo a esta estructura.

En 40, Calígula desarrolló una serie de políticas muy controvertidas que hicieron de la religión un importante elemento de su papel político. El emperador comenzó a realizar sus apariciones públicas vestido de dios y semidiós, como Hércules, Mercurio, Venus y Apolo.[93] Se refería a sí mismo como un dios cuando comparecía ante los senadores, y en ocasiones aparecía en los documentos públicos con el nombre de Júpiter. Se erigió tres templos a sí mismo; dos en Roma y uno en Mileto, en la provincia de Asia. En el Foro, el Templo de Cástor y Pólux fue vinculado directamente a la residencia imperial en el Palatino y dedicado a Calígula. Fue por esta época cuando empezó a aparecer como un dios ante la plebe.

La política religiosa de Calígula rompía totalmente con la de sus predecesores. Según Dion Casio, los emperadores vivos podían ser adorados en el Este, mientras que los emperadores muertos lo podían ser en Roma. Augusto incluso escribió una obra acerca de su espíritu, aunque Dión considera este acto como una medida extrema que los emperadores preferían eludir. Calígula fue mucho más allá al obligar al Senado y al pueblo a rendirle culto en vida.

 Política en el Este

Durante su reinado, Calígula tuvo que hacer frente a una serie de revueltas y conspiraciones con origen en las provincias orientales. El emperador recibió para esta tarea la ayuda de su amigo Herodes Agripa, a quien convirtió en gobernador de los territorios de Batanea y Traconítide.

Esta difícil situación en el Este estaba motivada por la conjunción de tres factores: la difusión de la cultura griega, la ley romana y los derechos de los judíos.

Para empeorar las cosas, el praefectus de Egipto, Aulo Avilio Flaco, no era hombre de confianza del emperador. Flaco había sido fiel a Tiberio, había conspirado contra la madre de Calígula y contaba con conexiones con los egipcios separatistas. En 38, el emperador decidió vigilar más de cerca a Flaco, para lo que envió a Herodes Agripa a Alejandría sin previo aviso. Según Filón, la visita fue recibida con protestas por la comunidad griega, que creía que Herodes Agripa quería proclamarse rey de los judíos. Flaco trató de contentar a los griegos y a Calígula al levantar estatuas del emperador en las sinagogas de la región. Como resultado, estallaron disturbios en la ciudad, a lo que Calígula respondió relevando a Flaco de su puesto y ejecutándolo.

En 39, Agripa acusó a Herodes Antipas, el tetrarca de Galilea y Perea, de trazar una rebelión contra el gobierno romano con el apoyo del Imperio Parto. Antipas confesó y Calígula le exilió. Como recompensa, Agripa recibió las provincias de Batanea y Traconítide.

En 40 estallaron nuevos disturbios en Alejandría que enfrentaron a griegos y judíos. Los judíos fueron acusados de negarse a rendir culto al emperador, y ese mismo año estallaron disturbios en la ciudad de Jamnia. El motivo de la revuelta era el descontento que había generado entre la población judía la construcción de un altar. Las tensiones fueron en aumento hasta que los dirigentes religiosos ordenaron destruirlo. En represalia, Calígula ordenó el emplazamiento de una gran estatua de sí mismo en el Templo de Jerusalén,algo incompatible con el monoteísmo judío. Filón escribió que:

Consideraba [Calígula] sospechosos a la mayoría de los judíos, como si fueran las únicas personas que deseaban oponérsele.

Temiendo que la orden del emperador provocara el estallido de una guerra civil, el gobernador de Siria, Publio Petronio, retrasó todo lo que pudo su ejecución. Finalmente, convencido por Agripa, Calígula revocó dicha orden.

 Escándalos

 

Sestertius con el grabado de Calígula, c. 38. El reverso representa a las tres hermanas de Calígula, Agripina, Drusilla y Julia Livilla, con las que se rumoreó que el emperador mantuvo relaciones incestuosas.

Las fuentes supervivientes ofrecen un importante número de historias acerca de Calígula que ilustran su crueldad y su demencia.

Las fuentes contemporáneas, Filón de Alejandría y Séneca el Joven, describen al emperador como un demente irascible, caprichoso, derrochador y enfermo sexual. Se le acusaba de alardear de acostarse con las mujeres de sus súbditos, de matar por pura diversión, de provocar una hambruna al gastar demasiado dinero en la construcción de su puente, y de querer erigir una estatua de sí mismo en el Templo de Jerusalén con el objeto de ser adorado por todos.

Fuentes posteriores, entre las que destacan Suetonio y Dion Casio, escribieron relatos que no hacen sino repetir los hechos relatados por autores anteriores y añadir nuevas historias de locura. Se acusó a Calígula de mantener relaciones incestuosas con sus hermanas; Agripina la Menor, Drusilla y Julia Livilla. También se dijo que las obligó a prostituirse.Además, estos historiadores le acusan de enviar a algunas tropas a efectuar ejercicios militares absurdos, y de convertir el palacio en un burdel. Probablemente la historia más famosa es la que cuenta que el emperador quiso nombrar a su caballo, Incitato, cónsul y sacerdote.

La validez de estas fuentes es cuestionable pues, en la cultura política romana, la demencia y la perversión sexual iban de la mano en las crónicas que describían a los malos gobernantes.

 Asesinato y consecuencias

 

Pintura renacentista de Calígula.

Las fuentes antiguas describen el reinado de Calígula como un azote para las órdenes senatorial y ecuestre.Según Josefo, las acciones del emperador desencadenaron una serie de conspiraciones en su contra,hasta que finalmente se llevó a cabo su asesinato; en el mismo, se vieron envueltos los integrantes de la Guardia Pretoriana, liderados por Casio Querea. Aunque el complot fue planeado sólo por tres hombres, parece ser que muchos senadores, soldados y equites estaban al tanto del mismo y en cierto modo involucrados.

Según Josefo, las motivaciones de Querea para cometer el asesinato eran puramente políticas. Suetonio escribe que el motivo del asesinato fue que Calígula se valía de nombres peyorativos para referirse a Querea, al que consideraba un afeminado y un recaudador de impuestos incompetente.  Los motes más empleados por el emperador para referirse al praefectus eran Príapo y Venus.

El 24 de enero de 41, Querea y unos pretorianos abordaron a Calígula mientras el emperador se dirigía a un grupo de jóvenes actores que participaban en unos juegos. Los detalles acerca de este suceso varían ligeramente de un escritor a otro, pero todos coinciden en que Querea fue el primero en apuñalar al emperador, seguido por el resto de conspiradores. Suetonio señala las similitudes entre el asesinato de Calígula y el de Julio César. El historiador escribe que el viejo Cayo Julio César (Julio César) y el joven Cayo Julio César (Calígula) fueron asesinados por 30 conspiradores liderados por un hombre llamado Casio (Casio Longino y Casio Querea).Cuando los guardaespaldas germanos del emperador se dieron cuenta de que Calígula estaba siendo atacado, éste ya estaba muerto. Embargados por la rabia y el dolor, los germanos respondieron asesinando a conspiradores, senadores, transeúntes e inocentes por igual.

El Senado trató de usar la muerte de Calígula para restaurar la República y, por su parte, Querea intentó convencer al ejército para que apoyara a los senadores. No obstante, los militares permanecieron leales a la figura del emperador, y la plebe unánimemente pidió que los asesinos de Calígula fueran llevados ante la justicia. Viéndose sin apoyos, los asesinos apuñalaron a la mujer de Calígula, Milonia Cesonia, y a su hija, Julia Drusilla, a quien rompieron el cráneo al golpear su cabeza contra un muro. Sin embargo, fueron incapaces de encontrar al tío de Calígula, Claudio, que huyó de la ciudad. Tras haberse asegurado el apoyo de la Guardia Pretoriana, Claudio fue nombrado emperador y, nada más acceder al trono, el tío de Calígula ordenó la ejecución de los asesinos de su sobrino. Según Suetonio, el cuerpo del emperador fue escondido hasta que sus hermanas pudieron incinerarlo y sepultarlo. Permaneció en el Mausoleo de Augusto hasta que en 410, durante el saqueo de Roma, sus cenizas fueron dispersadas.

 Historiografía

Ofrecer una visión exacta acerca del reinado de Calígula es extremadamente difícil. Sólo dos fuentes contemporáneas al emperador han llegado a nuestros días: los trabajos de Filón de Alejandría y Séneca el Joven. Las obras del primero, De la Embajada a Cayo y Flaco, proporcionan algunos detalles acerca de los inicios del reinado de Calígula, pero se centran en los acontecimientos que rodearon a la población judía que habitaba las provincias de Judea y Egipto. Las obras de Séneca ofrecen algunas anécdotas acerca de la personalidad de Calígula; no obstante, la objetividad de estos escritos ha sido cuestionada debido a que el propio Séneca estuvo a punto de ser ejecutado por el emperador en 39, cuando fue acusado de participar en una conspiración a fin de derrocarle.

Existieron obras contemporáneas que relataban detalladamente su reinado, pero estas obras se han perdido en su totalidad. Además, los historiadores que las escribieron fueron tachados de sesgados, ya sea por ser demasiado críticos o aduladores con el emperador. En cualquier caso, las fuentes primarias perdidas, unidas a las obras de Séneca y Filón, han servido como base de las fuentes secundarias y terciarias supervivientes, escritas por las siguientes generaciones de escritores. Se conoce el nombre de algunos de ellos; tales como Cluvio Rufo y Fabio Rústico, autores de dos escritos que criticaban duramente a Calígula, ahora perdidos. Rústico fue un conocido amigo de Séneca, famoso entre sus contemporáneos por el elegante uso que hacía de los recursos literarios y por la tergiversación de que eran víctimas sus historias. Rufo era un influyente senador que se vio envuelto en el asesinato del emperador. La hermana de Calígula, Agripina la Menor, escribió una autobiografía que relataba el periodo de su hermano como emperador, la cual también se ha perdido. Agripina había sido exiliada por su hermano a consecuencia de sus conexiones con Marco Emilio Lépido, que conspiró contra él. La herencia del hijo de Agripina, Nerón, fue incautada por su tío. Getúlico, un poeta, escribió un gran número de poemas acerca de su reinado, ninguno de los cuales ha sobrevivido.

La mayor parte de lo que se conoce acerca de este emperador procede de Suetonio y Dión Casio, cuya objetividad está puesta en duda debido a su condición de patricios. Suetonio redactó su obra ochenta años después de la muerte de Calígula, mientras que Dión Casio lo hizo 180 años después. Aunque la labor de Dión Casio es muy valiosa, de su obra sólo ha sobrevivido un pequeño resumen escrito por Juan Xifilino, un monje del siglo XI. Por su parte, Suetonio ocupa los primeros 21 capítulos de su obra, de un total de 60 dedicados a la vida de este César, en retratar a Calígula como un emperador; y sólo a partir del capítulo 22 declara que en adelante hablará de Calígula como un monstruo.

Otra serie de fuentes proporcionan una perspectiva limitada del reinado de este emperador. Josefo ofrece una detallada descripción del asesinato, y Tácito otorga alguna información acerca de su vida durante el reinado de Tiberio. Tácito, supuestamente el más objetivo de los historiadores de la Antigüedad, escribió una detallada historia de Calígula, pero parte de sus Anales se han perdido. La Naturalis Historia de Plinio el Viejo aporta también algunos detalles acerca de su vida.

De las pocas fuentes supervivientes, no existe ninguna que ofrezca una visión favorable del emperador. La escasez y parcialidad de dichas fuentes ha dado lugar a importantes lagunas acerca de su reinado. De sus dos primeros años en el trono no ha sobrevivido prácticamente nada y, además, los importantes acontecimientos acaecidos durante su reinado, tales como la anexión de Mauritania, la campaña en Gran Bretaña y las diferencias con el Senado, no se describen debidamente.